Redacción BLesEl sistema electoral estadounidense se ha desacreditado con la gran cantidad de hechos fraudulentos documentados hasta hoy. En algunos casos se logró que se recuenten los votos, lo que no sirve de mucho si no se corrigen las causas de fraude. 

Las irregularidades observadas en Georgia y la escasa diferencia entre los votos obtenidos por el presidente estadounidense, Donald Trump, y el candidato demócrata presidencial, Joe Biden, de solo el 0,3% del total, obligaron a decidir un recuento manual de alrededor de 5 millones de votos. 

No obstante se cuestiona la transparencia de los nuevos resultados, si no se evitan los errores que sabotearon el primer conteo, señala la autora Andrea Wodburg, del American Thinker del 14 de noviembre.

Las dificultades empiezan con que el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, declaró que no se compararán las firmas para verificar la autenticidad de los votantes.

Esto ya es un factor que afecta la transparencia electoral si se considera que al comprobar las firmas en Georgia se han rechazado, en el pasado, el 3.5% de los votos por correo, porque no cumplen con la norma. 

Este año la tasa de rechazo es de tan solo el 0.002%, este hecho en sí mismo ya configura un tipo de fraude, destaca el periodista Dick Morris.

Adicionalmente, tan solo se dispondrá de un solo observador republicano por cada 10 mesas de conteo de votos, lo que tampoco garantiza la credibilidad del proceso. 

Por otro lado, el conteo de cinco millones de votos deberá hacerse en tiempo récord, lo que significaría otro factor en contra de un conteo justo.

Quizás la modificación más importante sea el desplazamiento de las máquinas, que ya se ha comprobado que transfirieron votos del presidente Trump a Biden, ilegalmente. 

Le recomendamos:

En los estados demócratas se han relajado tanto los controles que es como “llenar nombres en papelitos y meterlos en un gran cubo para hacer un ‘dibujo’ promocional de una bicicleta o un coche” en un centro comercial, según Widburg. 

Las implicaciones de todos los hechos fraudulentos registrados en varios estados de Estados Unidos, ha causado consternación en los estadounidenses, no obstante, para algunos las implicaciones pueden ser aún más graves de las que se observan a simple vista. 

Por su parte, la reconocida abogada de la campaña electoral republicana, Sidney Powel, hizo una declaración enigmática que añade más intriga al controvertido proceso electoral y sobre los supuestos responsables del desastre.

“¡Voy a liberar al Kraken!” dijo Sidney Powell en una entrevista de Lou Dobbs hace unos minutos. Traducción, ‘Todo el infierno está a punto de desatarse’”, tuiteó el usuario @Raiklin adjuntando parte de la entrevista.

“Mi versión vernácula: ‘La mejor abogada de la historia de América está a punto de arrasar con todos los involucrados en el fraude contra el votante legal estadounidense’”.

José Hermosa – BLes.com