Redacción BLes– Un grupo de cubanoamericanos fueron entrevistados y trataron de difundir como era la vida en Cuba bajo el régimen dictatorial de Fidel Castro, sus intenciones son advertirle a la sociedad en su conjunto, y a los jóvenes en particular, lo difícil que es la vida bajo los gobierno comunistas, por detrás de los discursos “románticos” con el que intentan convencer al mundo de las supuestas bondades de las políticas de izquierda.

Según una nota publicada por The Daily Signal, el 31 de diciembre de 1981, el cubano Sebastián Arcos y su familia intentaron viajar de Cuba a Estados Unidos, pero las autoridades los detuvieron durante un operativo sorpresa para arrestar a uno de sus tíos. El tío en cuestión había defendido y luchado por la revolución de Fidel Castro 20 años atrás. Sebastián Arcos, por intentar escapar de la isla fue sometido a un año de prisión. 

El tío de Sebastián al igual que su padre, sufrieron una suerte aún peor, debieron afrontar una pena de 6 y 7 años de encierro respectivamente por los mismos delitos que había sido acusado él.  

Sebastián Arcos, al hablar del sistema educativo y el sistema universal de asistencia en salud de Cuba, si bien no negó su existencia se preguntó ¿Cuál es el precio de esos sistemas? ¿Vale la pena pagarlos? Con el precio se refería a las miles de ejecuciones, las decenas de miles de presos políticos y los 3 millones de cubanos exiliados en el extranjero.  

Arcos se muestra sorprendido ante el discurso de los políticos estadounidenses que defienden directa o indirectamente las políticas de izquierda o incluso al propio Castro, sin haber vivido en carne propia al régimen castrista.

Respecto a la alfabetización y al sistema de salud, los dos grandes estandartes del comunismo cubano, Arcos recomienda a la gente primero fijarse en la ausencia de todo tipo de derechos humanos en la isla y luego señalar la educación y la salud. “Ese ha sido el argumento del régimen durante décadas”, dijo Arcos. “Quien hace ese argumento está simplemente repitiendo sus líneas”.

Otro de los entrevistados es Janisset Rivero, de 50 años, vivió en Cuba hasta los 14 años y ahora es activista de derechos humanos. Su familia fue acusada injustamente de participar en un discurso contra el gobierno. 

Respecto a la educación en Cuba, Rivero aseguró que no es tan buena como afirma la propaganda del Partido Comunista. “Es adoctrinamiento más que educación. El sistema cubano no tolera el pensamiento crítico”, dijo el entrevistado.

Los dos ex ciudadanos cubanos entrevistados en el artículo, ofrecieron relatos similares sobre la atención médica en Cuba, afirmando que el sistema de atención médica tiene dos niveles: uno es para turistas, gobernantes y militares, que es de primera clase y es lo que trasciende en los medios de comunicación internacionales. El otro es para la población en general. “Cuando los cubanos van a esos hospitales, deben llevar su propia comida, agua, sábanas y almohadas”, relató Rivero. 

Frank Calzon, cubano de 75 años que reside actualmente en Estados Unidos, se jubiló en 2019 como director del Centro por una Cuba Libre. Calzon también fue entrevistado por Daily Signal y dijo respecto a la educación: “Los estudiantes cubanos no están realmente más educados ahora. En 1951, el país tenía entre un 75% y un 80% de estudiantes que sabían leer y escribir”. 

Más de 60 años han pasado de la revolución Cubana a manos de Fidel Castro y sus seguidores. Pero sus promesas de democracia, libertades, crecimiento económico y bienestar social aún no se han cumplido.

Según reporta en otra nota el Daily Signal, la dictadura militar de Cuba controla el 80% de la economía. Los presos políticos son recurrentes y los tribunales de justicia están completamente intervenidos por las interferencias políticas del Partido Comunista Cubano.

El Índice de Libertad Económica 2019 de la Heritage Foundation ubica a Cuba en el puesto 178 según la libertad de su economía en relación al resto de los países del mundo. El estado administra los medios de producción, las incautaciones de propiedades sin el debido proceso son comunes, y la tasa impositiva sobre la renta es del 50% aproximadamente.

Andrés Vacca – BLes.com