Un grupo de 60 galenos llegó en julio pasado para suplir la supuesta falta de especialistas, pero detrás hay una filtración de militares, aseguró Prisoner Defenders. Según un testigo “al 100 % de esos funcionarios les quitaron los pasaportes”.

Están mal pagados, trabajan bajo un tipo de esclavitud moderna y sirven al castrismo para llenarse los bolsillos. Los médicos cubanos atraviesan en silencio un drama —entre muchos otros provocados por la dictadura de la isla— cuando son enviados a otros países a prestar su servicio. Y aunque algunos logran desertar, otros prefieren continuar con la farsa del régimen por temor a represalias sobre sí mismos y sobre sus familias.

El año pasado, ya circulaban las sospechas sobre la legitimidad de varios supuestos profesionales, ya que una investigación del Partido Acción Nacional (PAN) de México ofreció detalles sobre la falta de credenciales del personal que llegó en el año 2020 para atender a pacientes durante la pandemia. El caso fue bautizado como el «Cubagate».

Luego, más médicos cubanos llegaron al país norteamericano, precisamente en julio de este año para suplir la supuesta falta de especialistas en el estado de Nayarit. Pero el grupo de 60 médicos no estaría conformado por médicos, sino por militares y galenos precariamente preparados, según un nuevo informe del grupo Prisoners Defenders International.

Según su director, Javier Larrondo, el régimen cubano que hoy dirige Miguel Díaz-Canel prefiere enviar militares a México por temor a que sus médicos deserten. Además, sirven para disimular el envío de recursos que el presidente Andrés Manuel López Obrador concede a su homólogo cubano.

«En cinco días preparan 123 intensivistas»

Un galeno relató de forma anónima cómo 17 abandonaron la misión y que cuando pisaron México, les fueron arrebatados sus pasaportes.  “Al 100 % les quitaron pasaportes y entraron por aeropuertos militares mexicanos”.

No solo eso. Además de militares, la dictadura cubana envía médicos generales de atención primaria, mas no especialistas.

«Con los que envió en pandemia, fue exactamente lo mismo. No trabajan especialidad alguna. Tienen una preparación general y en algún momento atendieron una embarazada o le hicieron seguimiento. Te atienden un niño, pero no son especialistas y cuando les hace falta algo específico, como hicieron con nosotros, en cinco días preparan 123 intensivistas».

Esos certificados también fueron publicados por la organización. «Tres días de curso para la prevención y control del coronavirus con el que médicos y enfermeros cubanos sin experiencia trataron a miles de pacientes en México», apunta la publicación.

Violación a la soberanía nacional

Que militares cubanos aterricen en México de forma extraoficial constituye en sí mismo una violación a la soberanía nacional, aún con el conocimiento del presidente AMLO. Por eso la política mexicana Beatriz Pagés exige transparencia al mandatario.

«Es imprescindible saber por qué llegan militares cubanos ocultos bajo una identidad médica y cuáles son las tareas que están llevando a cabo en las distintas ciudades del país”, dijo durante un evento organizado por Prisoners Defenders para la presentación del informe.

Este tipo de intervenciones del castrismo no son nuevas. Por el contrario, es uno de tantos modus operandi para garantizar su influencia en países amigos. Venezuela es el ejemplo más evidente y la filtración de militares cubanos es tal, que varias veces han trascendido relatos de cómo entrenan a los militares del país caribeño en tácticas bélicas y de tortura.

Ese pacto lo firmó el fallecido dictador Hugo Chávez con Rául Castro en el 2008, lo cual dio paso a que las Fuerzas Armadas se convirtieran al servicio del chavismo para mantenerlo en el poder.  Allí también se establecieron cosas como la reestructuración del ejército y la vigilancia de sus propias filas.

Luego la influencia cubana creció en Venezuela y con ello el amiguismo de sus dictadores. El resto es historia.

Por Oriana Rivas – Panampost.com

Temas:

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.