Redacción BLesEl gobierno de Kazajstán ha confirmado que ha detenido a casi 8 mil personas mientras las protestas sociales contra el gobierno y la inflación descontrolada continúan desarrollándose en todo el país.

Las autoridades de Kazajistán reportaron el lunes 10 de enero que la policía detuvo a casi 8 mil personas durante las protestas de la semana pasada que en muchos casos se convirtieron en violentos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad locales, reportó AP News.

La noticia de los arrestos se produce luego de que funcionarios kazajos confirmaron que decenas de personas habían muerto en los hechos de violencia sin precedentes en los últimos 30 años, desde que Kazajstán obtuvo la independencia de la Unión Soviética.

Si bien el número oficial de muertos publicado por el gobierno es de 164 personas, algunos ciudadanos han denunciado en diversos sitios web que el número real es considerablemente mayor.

Según las denuncias, las fuerzas policiales han implementado en reiteradas ocasiones la “orden de matar” sin previo aviso, lo cual ha recibido contundentes críticas de la comunidad internacional y organismos de derechos humanos.

Entre los críticos de esta polémica medida se encuentra el secretario de estado de los Estados Unidos, Anthony Blinkin, quien declaró en un comunicado oficial:

“La orden de disparar para matar, en la medida en que exista, es incorrecta y debe ser rescindida. Kazajstán tiene el derecho de mantener la ley y el orden, de defender las instituciones del estado, pero de hacerlo de una manera que respete los derechos de los manifestantes pacíficos y también aborde las preocupaciones que han planteado: preocupaciones económicas, algunas preocupaciones políticas”.

Origen de las protestas

Las violentas manifestaciones ocurridas en Kazajistán, se dieron luego de que se duplicara el precio de los combustibles como reflejo de una situación inflacionaria descontrolada en el país asiático.

Las protestas fueron reprimidas con violencia por las fuerzas de seguridad, lo que provocó que las mismas se potenciaran.

Según reportes, los principales enfrentamientos se dieron cuando los manifestantes intentaron tomar las comisarías desde donde salían los miembros de las fuerzas de seguridad

El presidente, Kassym-Jomart Tokayev, impuso el estado de emergencia en todo el país, incluyendo el toque de queda y la prohibición de celebrar reuniones multitudinarias.

También despidió al expresidente, Nursultan Nazarbayevy, quien actualmente ocupaba un cargo en el departamento de seguridad, e hizo renunciar a gran parte del gabinete presidencial. 

Simultáneamente, Tokayev acusó a “bandas terroristas” entrenadas en el extranjero de instigar las protestas.

En este contexto, el presidente pidió ayuda a una alianza de antiguos estados soviéticos dominada por Rusia, la OTSC, cuyo presidente, Nikol Pashinyan, aceptó y envió las llamadas “fuerzas de mantenimiento de la paz”.

La situación de los residentes es sumamente crítica, muchos de ellos declararon tener miedo de salir a la calle, dada la persistencia de los tiroteos y los constantes controles policiales.

Para completar el panorama de caos internet se encuentra bloqueado, por tanto las transacciones de dinero no pueden llevarse a cabo y los pocos comercios abiertos presentan un fuerte desabastecimiento.

Andrés Vacca  – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.