Los candidatos centristas José María Figueres y Rodrigo Chaves pasan a la segunda vuelta. Las opciones de derecha y de izquierda se quedaron en el camino.

Sin muchos cambios. Costa Rica decidió seguir por la senda del centrismo progresista con el pase a segunda vuelta de los socialdemócratas José María Figueres y Rodrigo Chaves. Las opciones de derecha y de izquierda se quedaron en el camino, así como también la polarización. Los costarricenses escogerán el 3 de abril a su próximo presidente entre dos candidatos con pocos contrastes ideológicos.

Figueres, quien fue presidente de Costa Rica durante el periodo 1994-1998, lideró la votación con poco más de 27 %. La gran sorpresa la dio Chaves, quien aparecía en cuarto lugar en las encuestas y finalmente terminó quedándose con el segundo puesto que le aseguró el pase al balotaje. El candidato del partido Progreso Social Democrático le ganó por un punto de diferencia el pulso al conservador evangélico Fabricio Alvarado, con quien disputó la muy reñida segunda posición. Fabricio Alvarado venía de perder la presidencia en las pasadas elecciones frente al actual presidente Carlos Alvarado.

La candidata del partido Unidad Social Cristiana, Lineth Saborío, se desinfló. Luego de aparecer en segundo lugar en todas las encuestas terminó en el cuarto puesto con poco menos de 13 %, apenas por encima del aspirante por el Partido Liberal Progresista, Eli Feinzag (11 %), y del izquierdista José María Villalta, del Frente Amplio, quien no alcanzó el 9 %, de acuerdo con el reporte oficial del Tribunal Supremo de Elecciones. Con 70,82 % de las actas escrutadas, la participación se ubicaba en 60 %.

Segunda vuelta sin muchos contrastes

De esta manera Costa Rica se asegura cuatro años más de centrismo, dando continuidad ideológica al actual gobierno, aunque ambos candidatos tienen diferencias en cuanto a la política tributaria de la gestión de Alvarado. Al no alcanzar ningún aspirante al menos el 40 % de los votos, el resultado se definirá en la segunda vuelta prevista para el 3 de abril. Los costarricenses deberán elegir entre Figueres y Chaves al nuevo presidente que tomará posesión el cargo el próximo 8 de mayor para gobernar el país durante el periodo 2022-2026.

José María Figueres tiene la experiencia de haber sido presidente de Costa Rica luego de haberse desempeñado como ministro de Comercio Exterior y ministro de Agricultura y Ganadería durante la presidencia de Óscar Arias. Es un empresario e ingeniero industrial de tendencia socialdemócrata que ha sido señalado por presunta falta de ética en casos de corrupción en el pasado.

El también socialdemócrata Rodrigo Chaves viene de ser ministro de Hacienda durante la actual gestión, pero su estadía en el cargo fue de apenas siete meses debido a discrepancias con el presidente Carlos Alvarado. Este economista acumulaba una carrera como funcionario del Banco Mundial hasta que decidió jubilarse y regresar a Costa Rica para incursionar en la política. Pero tampoco escapa de las polémicas. El diario costarricense La Nación publicó el año pasado que en octubre de 2019 el Banco Mundial lo sancionó por “insinuaciones sexuales” y un “patrón de comportamiento inapropiado no deseado” durante su paso por la organización.

José Gregorio Martínez – PanAm Post

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.