Redacción BLes– La Corte Suprema dictaminó el viernes que California no puede prohibir que las iglesias y otras organizaciones religiosas realicen servicios en interiores debido a la pandemia de coronavirus. La decisión implica una gran victoria para los derechos de la Primera Enmienda y de los religiosos, aunque también se especificaron varias limitaciones para los encuentros.

Las disputas legales entre el gobierno de California y diversos representantes de templos y religiones comenzaron a penas unas semanas después de comenzada la cuarentena por el virus PCCh en 2020. Durante todo el año se registraron idas y vueltas legales con diversos resultados a favor y en contra. 

En ésta última oportunidad el problema se despertó nuevamente cuando el gobierno de California ordenó recientemente que se suspendieran todos los servicios de adoración en interiores en los condados catalogados como “púrpura generalizado”, es decir, identificados por detectar más de siete casos nuevos diarios del virus PCCh por cada 100 mil habitantes.

Ante la nueva iniciativa por parte del Gobierno de cancelar los encuentros, varias congregaciones presentaron una solicitud de emergencia ante la Corte Suprema para suprimir las medidas prohibitivas. 

El viernes por la noche, la Corte Suprema emitió una orden que bloquea la aplicación de las restricciones estatales sobre los servicios de adoración en interiores, incluidos los condados catalogados como color púrpura.

Sin embargo, el tribunal superior no revocó todas las restricciones relacionadas con el virus PCCh promulgadas para reuniones religiosas en California, como límites de capacidad y la prohibición de cantar, que según California son necesarias para la salud pública.

Los jueces dijeron que el estado puede limitar los servicios interiores al 25% de la capacidad de un edificio. Los jueces también se negaron a evitar que California aplique una prohibición que se implementó el verano pasado sobre el canto en interiores.

La situación generó una fuerte disputa entre los jueces de la Corte, que finalizó con una votación reñida de 6-3.

Los jueces Neil Gorsuch, junto con Clarence Thomas y Samuel Alito, criticaron a California por haber “impuesto abiertamente regulaciones más estrictas a las instituciones religiosas que a muchas empresas”.

Le recomendamos:

 

Gorsuch también escribió que: “California señala a la religión para recibir un trato peor que muchas actividades seculares” a pesar de que la Corte Suprema recientemente dejó “muy claro que edictos como el de California fallan en un escrutinio estricto y violan la Constitución”.

El juez Gorsuch fue muy crítico con las autoridades de California, a quienes acusó de tener favoritismos evidentes durante la pandemia, haciendo esfuerzos considerables para proteger a determinadas industrias lucrativas, mientras desconoce las necesidades de los religiosos.

Por otro lado y sin argumentos, los tres jueces más liberales de la corte, Elena Kagan, Sonia Sotomayor y Stephen Breyer, se pusieron del lado de California en su totalidad.

Finalmente la Corte decidió que California no puede prohibir la asistencia de fieles a sus iglesias, básicamente porque atenta contra la libertad de culto y profesar la fe.

También existen otros argumentos que se utilizaron para defender la postura de los creyentes. Tal es el caso de un estudio publicado recientemente, que asegura que la salud mental de los ciudadanos estadounidenses se ha derrumbado durante el último año de crisis, sin distinguir edad, sexo, ocupación ni niveles adquisitivos, a excepción de un grupo: los que asisten regularmente a la iglesia. 

Acorde a los resultados arrojados por una encuesta realizada por la prestigiosa consultora Galup, la salud mental de los estadounidenses está en su punto más bajo en las últimas dos décadas, a excepción de los religiosos que mantuvieron los niveles de años anteriores. 

Se desprende del estudio que a la hora de tomar medidas políticas que afecten a la salud pública no sólo hay que determinar los casos de contagio, los gobernantes deberían desarrollar una mirada holística de los hechos, analizando y cuestionando múltiples realidades.

Andrés Vacca – BLes.com