Redacción BLesLa Corte Suprema de los Estados Unidos anunció este lunes que realizará audiencias para revisar dos casos claves de las políticas de inmigración del presidente Trump, reportó Fox News.

Los dos casos incluyen el uso de fondos militares para la construcción de la muralla en la frontera con México y los protocolos de protección al inmigrante, con los que el presidente intenta frenar la inmigración ilegal proveniente de Centroamérica a través de México.

Ambos casos llegan a la Corte Suprema, la última instancia de apelación, debido a que en las etapas inferiores los jueces fallaron en contra de la Administración de Trump.

Construcción de la muralla para prevenir el flujo de inmigración ilegal y tráfico de drogas

En 2019, luego de que el presidente no consiguiera que el Congreso con mayoría demócrata que se oponen a la construcción del muro, asignara fondos para su construcción, declaró el estado de emergencia y desvió dinero del presupuesto del Pentágono para ese fin.

Dos organizaciones no gubernamentales, Sierra Club y Coalición de Comunidades de la Frontera Sur, junto con el estado de California, demandaron al presidente y su administración por hacer uso indebido de fondos para la construcción de la muralla. Luego de que la Corte baja fallara a favor de los demandantes, la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito mantuvo el fallo de la Corte baja.

La construcción de la muralla fue una de las promesas de campaña del presidente para frenar el tráfico de drogas y la inmigración ilegal, que tienen efectos devastadores en la economía y la seguridad del país y fue una de las razones por la que Trump fue elegido por los estadounidenses. 

El segundo caso está relacionado con los protocolos de protección al inmigrante. Muchas personas entran a los Estados Unidos a través de México declarando buscar asilo por razones políticas. 

La administración de Trump implementó la política de “permanecer en México” dentro del protocolo para que las autoridades verifiquen si las solicitudes de asilo son genuinas o falsas, y en este proceso, las personas deben permanecer en el territorio mexicano. 

Esta regulación que cuenta con la cooperación del gobierno mexicano redujo notablemente las solicitudes de asilo falsas debido a que estas personas ya no pueden quedarse en los Estados Unidos mientras esperan la resolución de su caso.

Una corte de distrito bloqueó la política y la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito mantuvo el fallo alegando, entre otras cosas, que los solicitantes de asilo sufrían discriminación y violencia en México. Ahora la Corte Suprema debe decidir si el gobierno puede mantener esta política al lidiar con la inmigración. 

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com