Redacción BLes – Mientras los legisladores demócratas en Virginia se preparan para introducir leyes de control de armas que violan la Segunda Enmienda de la Constitución de EE. UU., el gobernador demócrata Ralph Northam ha aumentado el presupuesto de las cárceles del estado, previsiblemente con la intención de enviar a los propietarios de armas a prisión.

El proyecto de ley de presupuesto (HB30), redactado por la administración de Northam, reserva 250.000 dólares adicionales de fondos de los contribuyentes para aumentar el costo operativo de las instalaciones correccionales para adultos.

El aumento se asigna específicamente para encarcelar a aquellos declarados culpables de violar cualquier ley de armas de fuego actual o futura en Virginia.

“La asignación para este artículo es de 250.000 dólares el primer año del fondo general”, reza el proyecto de ley.

Entre las leyes enumeradas que esta asignación está destinada a financiar está la prohibición de las armas de fuego semiautomáticas de propiedad común, la criminalización de las transferencias privadas de armas de fuego y las órdenes de confiscación de armas emitidas sin el debido proceso, informó el Dailycaller.

De acuerdo a los críticos, además de obligar a los contribuyentes de Virginia respetuosos de la ley a pagar -mediante impuestos- por la disminución de sus derechos, la asignación de control de armas es un grave desperdicio de recursos. Según ellos, las medidas de control de armas no harán que Virginia sea más segura.

Asimismo los críticos opinan que la prohibición de armas de fuego semiautomáticas de propiedad común no reducirá los delitos violentos.

Las armas largas de cualquier tipo rara vez se usan en delitos violentos. Los datos de informes uniformes del crimen del FBI desglosan los homicidios por tipo de arma. En 2018, el FBI informó que había cinco veces más personas que fueron asesinadas con “cuchillos o instrumentos de corte” que con fusiles de cualquier tipo. Los datos también mostraron que los fusiles se enumeraron como utilizados en menos homicidios que “objetos contundentes (palos, martillos, etc.)” o “armas personales (manos, puños, pies, etc.)”.

Por otro lado un Informe Uniforme de Delitos del FBI indica que a medida que la propiedad per cápita de las armas de fuego aumentó en los últimos veinte años, los delitos violentos, incluida la violencia armada, disminuyeron.

Asimismo otro estudio mostró que, en una estimación baja, los civiles armados detienen los crímenes casi el doble de veces que los civiles armados que las usan para cometer crímenes.

La mayoría de los críticos de estas medidas restrictivas y que defienden su derecho constitucional a portar armas, consideran que existen personas enfermas mentalmente y llenas de ira capaces de matar, pero esto no lo convierte en una “epidemia” o en un “problema de salud pública” como sugieren los demócratas. Aunque sí es un tema muy grave y serio para tratar, desde la Casa Blanca lo están abordando y no se solucionará restringiendo la libertad de los ciudadanos respetuosos de la ley.

Te puede interesar: Clinton-China: La verdadera colusión (Parte 1)

videoinfo__video2.bles.com||732de8603__

Ad will display in 09 seconds