Redacción BLes– A pesar de las fuertes evidencias que prueban el trabajo esclavo bajo el régimen chino en Xinjiang y otros lugares del extenso país asiático, la NBA prefiere guardar silencio y no manifestarse al respecto, a pesar de estar estrechamente ligada al Partido Comunista Chino, tanto por la prometedora audiencia china como por la gran cantidad de marcas históricas asociadas a la NBA que producen bajo niveles de explotación en China. 

Como es sabido, los niveles de explotación laboral bajo el régimen chino no tienen precedentes. Sólo por poner un ejemplo, alrededor del 85 por ciento de las exportaciones de algodón de China provienen de Xinjiang, donde al menos un millón de musulmanes uigures se encuentran actualmente detenidos en campos de trabajo forzado. Las denuncias indican además una feroz persecución hacia la minoría religiosa.

Recientemente la BBC de Londres visitó la región de Xinjiang para documentar los hechos denunciados, y los funcionarios del Partido Comunista Chino (PCCh) les impidieron filmar.

Desde hace años se viene denunciando la infernal explotación laboral que está padeciendo el pueblo uigur, sobre todo en lo concerniente a la industria del algodón. Particularmente los últimos meses la relevancia de los hechos, ha permitido que se expongan en las primeras planas de algunos medios importantes en varias oportunidades.

A pesar de la exposición pública de los hechos, la NBA no se ha pronunciado por las violaciones de los derechos humanos en China, incluso mientras persigue una agenda de justicia social a nivel nacional acompañando a las políticas de izquierda de agrupaciones como Black Lives Matter. 

Le recomendamos:

Según reportó Washington Free Beacon, en el año 2019, la NBA obtuvo más de 500 millones de dólares en ingresos por la audiencia china y firmó un acuerdo de mil millones con el gigante tecnológico de Beijing Tencent para transmitir juegos exclusivamente en China. NBA China, una rama de entretenimiento separada de la liga, fue valuada en más de 5 mil millones de dólares por una firma consultora deportiva en 2019.

No es casual que la NBA se haya comprometido tanto con la agrupación Black Lives Matter y sus reclamos de extrema izquierda que resultan estar tan conectados con la ideología de fondo del comunismo chino. Al mismo tiempo que ha tomado medidas enérgicas contra quienes criticaron al régimen chino, como cuando en 2019 el ex gerente general de los Houston Rockets, Daryl Morey, se enfrentó a una dura reacción de sus compañeros por apoyar a los activistas de derechos humanos de Hong Kong.

Un reconocido pastor afroamericano de Detroit, el reverendo Marlin Reid, ha decidido asociarse con distintas iglesias para condenar en conjunto a Nike, la NBA y otras corporaciones multinacionales por apoyar el movimiento Black Lives Matter (BLM), al mismo tiempo que se benefician económicamente por el trabajo esclavo en China bajo el régimen comunista chino.

La acusación está fundada en la hipocresía de estas corporaciones, que optan por dar su apoyo al movimiento BLM, al mismo tiempo que cierran negociados multimillonarios con el gobierno totalitario del PCCh, sin condenar, e incluso ignorando, los conocidos abusos de derechos humanos en China.

¿Cómo se puede tolerar la injusticia en otro lugar y luego sacar provecho de ella aquí en Estados Unidos? Al mismo tiempo que se apoyan las protestas por supuesta discriminación racial. Es un excelente ejemplo de hipocresía, señala el pastor Reid según reporta Free Beacon.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.