La Universidad de Washington descubrió contaminación bacteriana en un lote de al menos 35.000 kits de prueba para la detección del virus del PCCh (Partido Comunista de China) suministrado por una empresa bajo el régimen comunista chino.

La facultad de medicina de la universidad dispuso de 125.000 dólares para la compra de estos equipos, y ya había distribuido 20.000 al estado de Washington y 15.000 a los condados de Seattle y King por lo que avisó para que suspendieran su utilización, según  South China Morning Post (SCMP).

 “Acabo de recomendar a todos los que tienen estas cosas que se detengan y no las usen en absoluto”, dijo Geoff Baird, el presidente interino del Departamento de Medicina de Laboratorio de la Universidad de Washington, expresando su decepción por los productos médicos contaminados.

Desde el 16 de abril se notó una variación en el color del líquido que contenía las muestras, por lo que se procedió a analizarlo y se encontró la bacteria Stenotrophomonas maltophilia creciendo en las muestras infectadas.

“Estamos trabajando con nuestros socios para que desechen el producto y trabajaremos para reemplazarlos tan pronto como podamos”, dijo John Wiesman, el Secretario de Salud del estado de Washington.

Asimismo, James Apa, un portavoz de Salud Pública de Seattle y del Condado de King, aclaró que no debería haber peligro para la salud de los pacientes por esa causa.

Se cuentan al menos 10 países que encontraron defectos en el material médico que se utiliza para atender la crisis mundial causada por el virus del PCCh, enviado por empresas que funcionan bajo el régimen comunista chino.  

Por su parte, la Fuerza Fronteriza Australiana halló cerca de 800.000 mascarillas defectuosas avaluadas en unos 12 millones de dólares australianos.

Asimismo, países como el Reino Unido, España, Holanda, República Checa, Italia, Turquía, Georgia, informaron sobre materiales defectuosos recibidos desde ese mismo origen, como lo reseña National File.

El régimen chino ha cometido muchos errores con respecto al manejo de la pandemia causada por el virus del PCCh, empezando por que ocultó durante varias semanas la gravedad de la infección que ahora causa millones de infectados, cientos de miles de muertos y un desastre económico mundial.

Luego acaparó grandes cantidades de materiales de protección personal de países a donde no había llegado la enfermedad. Gran parte del material recibo en calidad de donación fue vendido a los países donantes, como le paso a Italia.

Asimismo, el régimen chino ejecutó una agresiva campaña de propaganda intentando culpar a los Estados Unidos de haber iniciado la propagación del virus letal.

Cada vez es mayor el número de demandas y reclamaciones que se establecen contra el régimen chino, en busca de compensación por las vidas y las pérdidas económicas causadas por sus acciones y omisiones en el desastroso proceso de contaminación.  

José Ignacio Hermosa – BLes

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds