Redacción BLes– El Partido Conservador de Canadá envió una solicitud al gobierno federal solicitando que reconozca que el régimen comunista chino está cometiendo un “genocidio” contra los musulmanes uigures en Xinjiang del mismo modo que lo hizo Estados Unidos bajo el mandato del expresidente Trump. 

Los conservadores están solicitando al gobierno federal que declare que el régimen chino está cometiendo genocidio y crímenes de lesa humanidad utilizando campos de concentración y esterilización forzada de musulmanes uigures, reportó The Globe And Mail

La iniciativa de los conservadores se da luego que el ex Secretario de Estado Mike Pompeo declaró de modo oficial el 19 de enero que el régimen comunista chino está perpetrando un “genocidio” contra la minoría uigur.

Pompeo dijo en el comunicado: “Después de un examen cuidadoso de los hechos disponibles, he determinado que la República Popular China, bajo la dirección y el control del PCCh, ha cometido un genocidio contra los uigures predominantemente musulmanes y otros grupos minoritarios étnicos y religiosos en Xinjiang”.

Por su lado, la solicitud de los conservadores canadienses agregó que los abusos del régimen contra los uigures y otros musulmanes turcos son: “indicativos del creciente desprecio del gobierno de China por los derechos humanos y el derecho internacional, incluso en Hong Kong, así como con los tibetanos, practicantes de Falun Gong, cristianos y otras etnias y minorías religiosas”. 

Los conservadores destacaron la decisión de la administración Trump en Estados Unidos de reconocer la represión de los uigures por parte del Partido Comunista Chino (PCCh) como un genocidio, e instaron al gobierno liberal a seguir su ejemplo y alentar a otros aliados a hacer lo mismo.

“Hacemos un llamado al gobierno para que trabaje con aliados, incluido Estados Unidos, para tomar medidas coordinadas en respuesta a este genocidio”, expresa el comunicado.

Le recomendamos:

videoinfo__video2.bles.com||dff9fe3d8__

Ad will display in 09 seconds

La semana pasada el gobierno liberal de Canadá emitió un comunicado advirtiendo a las empresas canadienses sobre los riesgos legales y de reputación que implica realizar acuerdos comerciales con entidades cómplices de violaciones a los derechos humanos en la zona de Xinjiang. Aprovechando la situación los conservadores ahora quieren aprovechar para profundizar la reciente acción del gobierno.

A pesar de la tendencia izquierdista del actual gobierno canadiense, la realidad muestra que la relación entre el régimen chino y Canadá se ha tensado desde diciembre de 2018 en adelante. Todo comenzó cuando Beijing encerró a dos canadienses, el ex diplomático Michael Kovrig y el empresario Michael Spavor, en aparente represalia por el arresto de Ottawa de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, en una solicitud de extradición de Estados Unidos.

La administración Trump se ha destacado durante los últimos cuatro años por condenar abiertamente a los gobiernos y regímenes autoritarios que en su afán por mantener e incrementar su poder, persiguen a grupos poblacionales por sus características religiosas, físicas o bien diferencias ideológicas. 

La decisión de categorizar como “genocidio” la persecución a la minoría uigur, fue una de sus últimas acciones antes de dejar la Casa Blanca. Pompeo, gran colaborador de Trump en esta lucha, inmediatamente después de publicar el comunicado que informaba sobre el genocidio, realizó una polémica declaración en Twitter dirijida a los organismos multilaterales, concretamente contra Naciones Unidas, insinuando su poca colaboración en este tipo de asuntos.

“Estados Unidos es más fuerte cuando reconocemos las fallas de instituciones internacionales como @NACIONES UNIDAS e intentamos repararlas. El multilateralismo por el multilateralismo no ayuda a nadie más que a burócratas, globalistas y abogados”, sentenció Pompeo en su mensaje.

Andrés Vacca– BLes.com