La Asamblea Legislativa de Bolivia eligió en la madrugada del jueves a los seis miembros de un nuevo Tribunal Supremo Electoral (TSE) y otros seis suplentes, quienes tendrán como misión inmediata la convocatoria y organización de las elecciones de 2020.

La medida es clave en momentos en que Bolivia busca volver a la normalidad. Las elecciones del pasado 20 de octubre fueron anuladas tras constatarse que hubo manipulación en los resultados a favor del expresidente Evo Morales.

El supuesto fraude electoral desató fuertes protestas de opositores y partidarios que derivaron en la muerte de 35 personas. Morales se vio obligado a renunciar el 10 de noviembre, se asiló en México y ahora está instalado en Argentina como refugiado.

Los nuevos miembros de la entidad electoral fueron escogidos entre más de 300 candidatos y según la Constitución, tres debían ser mujeres y al menos dos de condición indígena o campesina.

Los elegidos fueron Óscar Hassenteufel Salazar, Francisco Vargas Camacho, Daniel Atahuichi Quispe, Angélica Ruiz Vaca Diez, Rosario Baptista Canedo y Nancy Gutiérrez Salazar.

La presidenta interina Jeanine Añez había previamente nombrado como autoridad del nuevo Tribunal Electoral a Salvador Romero.

El nuevo TSE deberá ahora fijar una fecha para los comicios en los que se elegirá a un nuevo presidente de Bolivia y se renovará la totalidad del legislativo. Horas antes, se solicitó una ampliación del plazo de dos a 10 días para la elaboración del calendario electoral, informó el vocal Salvador Romero.

Representantes de organismos internacionales como de la OEA, la Unión Europea y de la Iglesia Católica estuvieron en la sesión.

Fuente: Voz de América

Te puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más?

Ad will display in 09 seconds

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.