Redacción BLesEl condado de Frederick, Virginia, aprobó por unanimidad el 27 de enero una resolución condenando la persecución y sustracción forzada de órganos a presos de conciencia en China, en particular a los practicantes del grupo espiritual Falun Gong.

Según expresa la reciente resolución, decenas de residentes en el condado de Frederick del estado de Virginia, se han manifestado para expresar sus preocupaciones sobre la persecución y asesinatos de millones de practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong o Falun Dafa.

La resolución, presentada por el Supervisor del Distrito, Shawn L. Graber, está destinada a garantizar que los residentes del condado estén “plenamente informados de la fuente de órganos en China antes de tomar la decisión de participar en el turismo de órganos en China”, para que “sin saberlo se conviertan en cómplices en la sustracción forzada de órganos patrocinada por el estado”, informa la resolución.

“Nosotros condenamos enérgicamente la sustracción ilegal e inmoral de órganos que se lleva a cabo bajo la dirección y bajo la protección del Gobierno de la República Popular de China comunista”, agregó el funcionario. 

Además se informó que se enviarán copias de la resolución al representante del condado en la Asamblea General de Virginia y a la delegación de Virginia en el Congreso de los Estados Unidos.

Según la resolución, alrededor de 220 residentes del condado de Frederick han firmado una petición solicitando que se publique la resolución, que finalmente fue aprobada por unanimidad en el Concejo local. 

Los practicantes de Falun Gong han sido el blanco de la persecución por parte del Partido Comunista Chino (PCCh) desde 1999. Acorde a lo reportado por el Centro de Información de Falun Dafa, millones han sido detenidos ilegalmente en prisiones, campos de trabajo y otras instalaciones del régimen chino, donde fueron torturados, drogados, obligados a renunciar a su fe y asesinados. En los últimos años, han surgido denuncias de sustracción forzada de órganos a los practicantes.

La antigua práctica de meditación de Falun Gong se hizo popular en China durante los años 90. Para 1999, más de 70 millones de personas habían adoptado la práctica. (FalunInfo)

En diciembre de 2020, la administración Trump, siempre comprometida con la persecución de minorías, emitió un comunicado de prensa en el que sancionó a Huang Yuanxiong, un funcionario perteneciente al régimen comunista chino acusado de estar implicado en la brutal persecución que la disciplina espiritual Falun Gong padece desde 1999.

Acorde al comunicado de prensa publicado por el Departamento de Estado, anunció la ‘designación pública’ de Huang Yuanxiong y sus familiares inmediatos, por su participación en “graves violaciones de derechos humanos” contra los practicantes de Falun Gong, haciendo uso de la Sección 7031 de la Ley de Asignaciones para Operaciones Extranjeras y Programas Relacionados.

La sanción, aplicada justamente en el Día Internacional de los Derechos Humanos, marca la primera vez que Estados Unidos castiga  a un funcionario del PCCh por su papel en la persecución de los practicantes de Falun Gong.

Persecución a Falun Dafa

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una disciplina espiritual de la escuela Buda. Por sus efectos en la salud y sus respuestas espirituales, Falun Dafa se hizo muy popular durante su difusión pública en China entre 1992 y 1999. A comienzos de 1999, había un estimado de entre 70 y 100 millones de practicantes en China.

Manifestación simulada, frente a la Casa del Parlamento en Canberra, Australia, el 28 de noviembre de 2012, en la que se expone la tortura y persecución de los practicantes de Falun Gong por parte del PCCh y la extracción de órganos de cuerpos vivos (minghui.org)

El 20 de julio de 1999, el líder del PCCh, Jiang Zemin, ordenó al régimen que en un plazo de tres meses se erradique a Falun Dafa. Desde ese día comenzó una brutal persecución hacia los practicantes de Falun Dafa, que continúa hasta el día de hoy incluso fuera de China. 

La persecución de Falun Gong es una campaña ateísta ordenada por el Partido Comunista Chino, y liderada por la oficina 610, un grupo de tareas especial extra constitucional, creado específicamente para exterminar a los practicantes de Falun Dafa.

La campaña se centra en la implementación de un sistema de propaganda ateo y de desprestigio hacia Falun Dafa, un programa de conversión ideológica y reeducación forzada y una variedad de medidas coercitivas ilegales, como detenciones arbitrarias, trabajo forzado, tortura física, sustracción forzada de órganos y muerte.

Andrés Vacca – BLes.com