Los médicos reclaman precarización laboral y que “la salud está tomada por el poder político” pero, en respuesta a la manifestación pacífica, muchos de ellos fueron multados e increpados por la policía.

Este sábado por la tarde, personal sanitario de todo el país alzó sus voces. “Los trabajadores de la salud somos muchos. Ahora somos uno”, fue el lema elegido para la protesta nacional, simultánea y autoconvocada que se llevó a cabo el 30 de mayo a partir de las las 17 horas en toda Argentina.

El principal motivo del reclamo de los trabajadores de la salud radica en las causas judiciales que se iniciaron en Córdoba y San Juan contra profesionales de la salud que se contagiaron de coronavirus (también conocido como virus PCCh) por “propagar la enfermedad”. Sumado a este reclamo también está la precarización del trabajo y amenazas de despidos.

“Hoy, quienes conformamos el personal de salud de todo el territorio nacional, hemos decidido marchar unidos, para hacer visible ante el conjunto de la sociedad lo que durante tantos años perversamente se silenció”, expresaron los trabajadores de salud en un comunicado, de acuerdo a Infobae.

“Debe saberse que hoy el personal de salud argentino es perseguido, bajo amenaza de perder el trabajo, mediante aprietes de toda naturaleza, agravados por el abuso que ya de por sí implican los regímenes de precarización laboral, fomentados y concretados por los administradores de salud, tanto estatales como privados”, agregaron.

Y continuaron: “Debe saberse que hoy la salud está tomada por el poder político, quien sistemática e históricamente la abandonó a su suerte, sin importarle la calidad asistencial ni el bienestar de quienes la dispensamos dejando nuestra vida en la tarea. Y la privada, por inescrupulosos empresarios que emplean por poco dinero y abonando a largos plazos”.

“Hacemos notar y denunciamos que hoy, al personal de salud, quieren posicionarnos en el ojo de esta tormenta, desencadenada por la pandemia de COVID-19, pretendiendo hacernos responsables de la ineficiencia de un sistema sanitario viciado y expoliado. Un sistema debilitado, que no posee protocolos de actuación eficientes ni acordes a la realidad de salud local. Un sistema sostenido por colegas que, en su gran mayoría, no cuentan con el material de protección adecuado y en cantidad suficiente”, agregaron.

Desde el inicio de la epidemia los profesionales de la salud están sufriendo la falta y la precariedad de insumos médicos, que no solo afecta a los médicos y enfermeros, sino al personal de ordenanza y administrativos de la salud pública.

Estos equipos llegaron de China, justamente el país donde se originó la epidemia y que además que ya estafó al menos a 10 países con sus insumos defectuosos. 

A partir de marzo, todos los días a las 21 horas los argentinos salían a sus balcones de sus casas a aplaudir a los médicos y al personal de salud, en una sana costumbre de valorar su labor en medio de la pandemia por coronavirus. Sin embargo, el paso del tiempo y la extensión indefinida de la cuarentena, seguramente hizo que este ánimo se apagara porque ya no hay más aplausos ni himno nacional y ahora los médicos salen a las calles a reclamar por sus derechos más básicos.

Operativo policial contra los médicos

En algunas provincias argentinas, como Chaco y Santiago del Estero, no se pudo llevar adelante con normalidad la caravana de autos con el reclamo (bocinazo), debido a un operativo policial que se levantó e inundó las calles, haciendo multas a los médicos y tomándoles sus datos.

En una caravana que colmó las principales avenidas de Resistencia, Chaco, el personal de salud se hizo presente con sus barbijos, uniformes, carteles e incluso banderas de Argentina, en reclamo por la falta de insumos para protegerse y las críticas por enfermarse.

En respuesta, efectivos policiales llevaron adelante un gran despliegue con participación de distintas unidades de la fuerza de seguridad para contener la situación. Asimismo, labraron actas judiciales correspondientes a la «infracción de la cuarentena» por parte del personal sanitario presente en las manifestaciones.

Por su parte, la Policía de la provincia de Santiago del Estero también reaccionó este sábado en contra de los ciudadanos que se manifestaban en la capital provincial en reconocimiento de los trabajadores de la salud. Además, la amenaza a una médica en un pueblo de la provincia sumó tensión y puso en tela de juicio el accionar policial.

En un pueblo del interior de la misma provincia, una médica publicó en su cuenta de Facebook una carta de notificación por parte de la Policía donde le comunicaban que se le iniciarían acciones penales si concurría a la manifestación.

“En virtud que anda circulando desde su cuenta de red social donde convoca a los ciudadanos a una protesta y en razón de encontrarnos en emergencia sanitaria, se informa a usted que en caso de que se encuentre en la vía pública, no justificando su presencia, se procederá a hacer las actuaciones penales y contravencionales que diere lugar», se deja leer en el aviso policial.

Tras dicha notificación, el círculo médico donde trabaja la profesional difundió un comunicado para informar que adhieren a los reclamos que el personal de salud realiza el último tiempo «como la judicialización de los médicos, el maltrato y la discriminación».

Fuente: Tierra Pura.

Categorías: América Argentina