Redacción BLesLas políticas económicas del presidente Trump ayudaron a que los estadounidenses de clase media y baja aumenten sus ingresos entre el periodo 2016-2019 según una encuesta del sistema bancario de la Reserva Federal, reportó Breitbart

Los datos del informe no tienen en cuenta los efectos del cierre de la economía a causa del virus PCCh, por lo que actualmente podrían haber variado.

Según el informe titulado ‘Cambios en las finanzas familiares de EE. UU. de 2016 a 2019: Evidencias de la Encuesta de Finanzas del Consumidor’: 

“Durante los tres años que transcurrieron entre el comienzo de las encuestas de 2016 y 2019, el producto bruto interno real creció a una tasa anual del 2,5 por ciento, y la tasa de desempleo civil se redujo del 5,0 por ciento al 3,8 por ciento.”

“Las familias que encabezan las distribuciones de ingresos y riqueza experimentaron muy poco o ningún crecimiento en la mediana y la media del patrimonio neto entre 2016 y 2019, después de haber experimentado grandes ganancias entre 2013 y 2016 [durante la administración de Obama].”

Según el informe del Buró de Censos que recientemente publicó sus propios resultados, los salarios de los empleados varones a tiempo completo en el punto medio de la escala salarial nacional crecieron en un promedio de 2,1 por ciento a 57.456 dólares anuales en 2019, mientras que para las mujeres en la misma situación, el crecimiento fue del 2.5% a 47.299 dólares por año.

Según el informe de la Reserva Federal, el ingreso medio de las familias aumentó un cinco por ciento de 2016 a 2019. La mediana es el número en el punto medio entre la parte superior e inferior. 

El nivel de ingresos medios de una familia con estudios universitarios completos disminuyó un 2% mientras que los de familias sin diploma crecieron un 9% señala el reporte.

No obstante, los datos de la Reserva Federal no tienen en cuenta que estas cifras se dan principalmente debido a la cantidad de trabajadores extranjeros que son contratados con salarios más bajos que los que el empleador pagaría a un estadounidense con el mismo diploma, al igual que la práctica de llevar los trabajos al extranjero (outsourcing).

En este aspecto, el presidente Trump firmó una orden ejecutiva para evitar que se usen fondos federales para contratar trabajadores extranjeros en suelo americano con visa H-B1, del mismo modo que para evitar que las empresas elijan contratar extranjeros fuera de los Estados Unidos (outsourcing), cuando existen estadounidenses con la misma capacidad para realizar ese trabajo.

En la vereda opuesta, están las políticas del candidato demócrata, Joe Biden que propone ampliar la entrada de trabajadores y consumidores extranjeros en los Estados Unidos. 

Además, su campaña propone también dejar que los alcaldes importen trabajadores extranjeros para trabajos locales, que las empresas importen más trabajadores con visado para trabajos universitarios, ampliar la entrada de inmigrantes, suspender la aplicación de la ley de inmigración contra los ilegales, aumentar drásticamente la entrada de refugiados pobres y también proporcionar más atención médica a los migrantes que lleguen.

Incluso cuando la inmigración amplía la escala de la economía, aumenta el número de puestos de trabajo e impulsa el mercado de valores, hay pruebas abundantes de que los inmigrantes desplazan a muchos estadounidenses y reducen los salarios.

Basados en las propuestas de ambos candidatos, en las próximas elecciones los norteamericanos tienen dos opciones claras para elegir: ‘América primero’ o eliminar las fronteras, ceder aún más ante la globalización y perder el último bastión de la libertad.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com