Redacción BLes– El exvicepresidente Joe Biden y la senadora Kamala Harris, Demócrata por California, en su candidatura a la presidencia de EE. UU., representarían la toma del Partido Demócrata por parte de los extremistas radicales, a juicio de la presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel.

Para McDaniel estas no son buenas noticias, sino que por el contrario: “marcan un nuevo capítulo triste y peligroso para su partido”, porque tenderían a seguir políticas perjudiciales para los estadounidenses, según un artículo suyo del 12 de Agosto. 

Por un lado, Biden aceptaría todo lo que propongan los radicales izquierdistas con tal de llegar a la presidencia, como lo anhela desde siempre, agregó.

Por otro lado, Harris ha sido considerada la más izquierdista del Senado, y muy probablemente se adhiera al proyecto “Medicare para todos” del excandidato Bernie Sanders, demócrata por Vermont, de acuerdo con el cual quitarían a cerca de 200 millones de estadounidenses la posibilidad de seguir viendo a sus médicos de confianza, sostiene McDaniels.

Igualmente, Harris impulsaría el programa New Deal ecológico que costaría 93 billones de dólares”, prohibiría el fracking aunque algunos analistas sostienen que así subiría el costo de la energía doméstica en un 30 por ciento, reduciendo los ingresos familiares en cerca de 8.000 dólares anuales. 

McDaniels reiteró sus afirmaciones en uno de sus tuits del 13 de agosto. 

“Una prohibición de Biden-Harris mataría millones de empleos y pondría los precios de la energía por las nubes. ¿Quién se beneficiaría?”, escribió MacDaniel.  

“Adversarios como Irán, Venezuela y Rusia, que se harían más ricos y más influyentes a nivel mundial. ¡Es una política terrible que América no puede permitirse!”, agrega MacDaniel

Con Harris, también se impondrían la desfinanciación de la policía, la política de fronteras abiertas, el aborto, la imposición de impuestos muy elevados y la negación a los derechos que otorga la Segunda Enmienda a los estadounidenses sobre las armas

Si efectivamente, los candidatos demócratas Biden y Harris obtuvieran la mayoría de votos en las votaciones del 3 de noviembre, las probabilidades de que estas políticas de Harris se impongan se elevan aún más si asciende de la vicepresidencia a la presidencia de EE. UU

Esto ocurriría si se cumplen las especulaciones que señalan que a causa de la avanzada edad de Biden y de su supuesto deterioro mental, no alcanza a cumplir con los cuatro años del primer período en la Casa Blanca

El panorama electoral se hace aún más complejo al considerar que tanto el Partido Comunista de China, como Rusia e Irán preferirían que Biden gane las elecciones, de acuerdo con los informes presentados por el director del Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad, (NCSC, por la sigla en inglés) Bill Evanina.

“Muchos actores extranjeros tienen preferencia por quién gana la elección, lo que expresan mediante una serie de declaraciones abiertas y privadas; los esfuerzos de influencia encubierta son más raros. Nos preocupa principalmente la actividad actual y potencial de China, Rusia e Irán”, informó Evanina, de acuerdo con la Oficina del Director Nacional de Inteligencia, el 7 de agosto.  

Frente a las expectativas políticas de extrema izquierda de Biden y Harris y los hechos que han fortalecido y elevado a Estados Unidos durante la gestión del presidente estadounidense Donald Trump y del Vicepresidente Mike Pence, la decisión de los votantes será la que finalmente determine los resultados.

Jose Hermosa – BLes.com