Redacción BLes – Miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU impidieron desconsideramente al opositor cubano Ariel Ruiz Urquiola expresar su condena a la trata de seres humanos que se realiza en su país.

Ruiz Urquiola disponía de tan solo 90 segundos para divulgar su denuncia, pero fue interrumpido incesantemente con los ruidos de golpes sobre las mesas y otros recursos frívolos presentados por los representantes de países como Cuba, Corea del Norte, Venezuela y China, según Breitbart del 3 de julio.

La sesión en total duró 13 minutos, durante los cuales los miembros de los países totalitarios le impidieron al opositor cubanos completar el breve mensaje que con tanta dificultad trató de exponer. 

Tan solo el representante de Australia ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU intervino para que se le permitiera continuar con la corta alocución.   

Ruiz Urquiola, es un biólogo defensor de los derechos humanos que se vio obligado a hacer huelga de hambre durante una semana ante la sede de la ONU en Ginebra, Suiza, para que se le concediera la oportunidad de dirigirse al comité.

Su tema central era la “esclavitud de los tiempos modernos”, tal como catalogó la venta de los servicios de los médicos cubanos, que son enviados por el régimen cubano a países aliados obteniendo por ello ingresos calculados en 11 mil millones de dólares.

“El sistema de médicos esclavistas viola el Pacto de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas (PIDCP) y, además de perjudicar a los propios médicos, tiene un gran costo para el pueblo cubano”, dijo Ruiz Urquiola luego de terminada la interrumpida sesión.

Los ingresos obtenidos de esta manera “se utilizan para reprimir al ciudadano cubano medio, que también está bajo un régimen de esclavitud moderno”, agregó Ruiz Urquiola. 

Esta conocida forma de financiación utilizada por el régimen comunista castrista fue denunciada por la Organización de Estados Americanos (OEA), que consideró el comercio de médicos esclavos cubanos como “tráfico de personas”.

Por su parte, la organización antiesclavista Unseen, la trata de personas se define como el “movimiento de personas por medios como la fuerza, el fraude, la coacción o el engaño, con el fin de explotarlas”.

El opositor cubano, también denunció que los altos ingresos obtenidos por el régimen no son destinados a la atención especializada de los enfermos cubanos, a quienes tan solo les suministran placebos, aumentando su sufrimiento.

Ruiz Urquiola trató de presentar el caso específico de su hermana, paciente de cáncer de mama, a quien se le suspendieron los servicios médicos especializados en represalia por su activismo en defensa de los derechos humanos en Cuba. 

Resultó indignante para el expositor que en el seno de la entidad internacional supuestamente dedicada a cuidado de los derechos humanos en todo el mundo, resultara imposible exponer un caso de esclavitud como la que sufre el pueblo cubano.

 “Hasta cuándo quedarán con impunidad impunidad los sus crímenes de lesa humanidad del gobierno cubano?”, fue la última de las expresiones de ruiz Urquiola que tan solo pudo pronunciar completamente afuera de las instalaciones de la ONU, difundida por Telemundo. 

José Ignacio Hermosa – BLes