Los tres representantes de la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes reabrieron la investigación en contra del expresidente Juan Manuel Santos, por la presunta financiación ilegal de su campaña. Los dineros que supuestamente ingresaron a la campaña provendrían de sobornos pagados por la multinacional Odebrecht para obtener la concesión de la construcción del segundo tramo de la Ruta del Sol.

La comisión llamó a declarar en calidad de testigos al exsenador Bernardo Miguel “Ñoño” Elías, al exsenador Otto Bula, al expresidente Álvaro Uribe, al expresidente Andrés Pastrana, a Roberto Prieto, gerente financiero de la campaña, y a los funcionarios de Odebrecht Luis Antonio Bueno, y Luiz Eduardo Da Rocha. Es posible que también sea llamada también a testificar la exfiscal, Amparo Cerón, quien anteriormente estuvo a cargo de la investigación.

Al expresidente Santos desde 2017 se le investiga por el supuesto ingreso de sobornos durante su campaña presidencial por valor de USD $11 millones de dólares. Además del otorgamiento de la concesión del Tramo II de la Ruta del Sol, se habría prometido el otorgamiento del otrosí de la vía Ocaña-Gamaña.

La Fiscalía estableció que el dinero con respecto al tramo II de la vía del Sol, fue girado en varios pagos a una cuenta abierta en la Banca Privada de Andorra, por medio de la sociedad panameña LURION Trading Inc.

Con respecto al Otrosí de la vía Ocaña-Gamarra el exsenador Otto Bula habría usado sus influencias para que la construcción de la obra se le diera a Odebrecht sin iniciar ninguna licitación pública.

«Es raro que una investigación ante la Comisión de Acusaciones prospere»

PanAm Post consultó con el abogado y profesor de derecho constitucional de la Universidad Eafit, Pablo Uribe Wolff, sobre la situación actual del expresidente Santos con respecto a la Comisión de Acusaciones y el caso que se reabre.

“El expresidente Santos por su fuero presidencial lo investiga la Comisión de acusaciones de la Cámara de representantes, si la comisión encuentra mérito de investigación, el juicio pasa a la Comisión de Instrucción del Senado. Una vez rendida la acusación el Senado debe encontrar si es procedente dicha acusación; de serlo se sometería a votación el levantamiento del fuero presidencial para que el expresidente pueda ser investigado por la justicia ordinaria en cabeza de la Corte Suprema de Justicia en sala penal de primera instancia y determinar si hubo actividad delictiva o no por parte del expresidente” detalló.

El abogado añadió que “la comisión funciona como una especie de fiscal, y en el Senado la comisión de instrucción funciona como una especie de juez, pero en esencia es un juicio político, para determinar si se le retira el fuero o no”.

Con respecto a la posibilidad de que proceda la acusación el abogado comentó que hay un precedente en el que se intentó retirar el fuero presidencial pero no prosperó, el del expresidente Ernesto Samper durante el proceso 8 000. «El proceso para remover el fuero terminó hundiéndose y la corte suprema dijo que iba a investigar a los congresistas —que su vez investigaron al expresidente—; Viviane Morales interpuso una acción de tutela a la Corte Suprema de Justicia donde argumentaba que al ser éste un juicio de carácter político los congresistas en cuestión no podían ser juzgados por sus opiniones políticas”.

Por último, el profesor Uribe explicó que “es raro que una investigación ante la Comisión de Acusaciones prospere, tal vez el único caso fue la acusación al magistrado José Ignacio Pretelt. De cualquier manera, el procedimiento y la forma existen, pero no se hace uso de ellas, y eso lo explican numerosas razones políticas” concluyó.

Fuente: Panam Post.