La Fiscalía de Colombia acusará por el delito de falsa denuncia a una mujer que fingió haber sido abusada sexualmente en una estación de policía durante una supuesta detención en medio de las protestas que nunca ocurrió

No estaba en las protestas, andaba de parranda. Este es el caso más reciente que se ha sumado a las cifras de abuso sexual policial en las manifestaciones en Colombia y ha resultado ser falso. Se trata de una mujer que denunció a través de las redes sociales que había sido abusada sexualmente en un Centro de Atención Inmediata (CAI) durante las jornadas de protestas en la localidad de Usme, en Bogotá, pero todo se trató de una mentira para ocultarle a su pareja que se había escapado de rumba sin avisarle y la habían robado.

La mujer de 28 años ahora deberá responder ante la justicia. La Fiscalía General de la Nación la acusará por el delito de falsa denuncia. Además, deberá ofrecer disculpas a los investigadores del Ministerio Público.

Según su falsa historia, los uniformados la señalaron de ser manifestante y se la llevaron detenida a la estación policial, donde la agredieron sexualmente. Para intentar darle veracidad a su montaje, acudió al hospital de Kennedy, en el sur de Bogotá, donde manifestó haber sido abusada sexualmente por los policías, reseñó la emisora W Radio.

Pero la investigación de la Fiscalía determinó que la historia no ocurrió como ella la contó y que nunca fue de tenida. Fueron más de 10 investigadores los que se abocaron a su caso con interrogatorios y revisiones de cámaras de seguridad que permitieron desmontar su mentira.

Le recomendamos: ¿Qué está haciendo TRUMP? (el RETORNO a la Casa Blanca)

Ad will display in 09 seconds

Millonario daño al Estado colombiano por denuncia falsa

En un video se pudo observar que la mujer salió de un local nocturno y se cruzó con una patrulla de la Policía Nacional, pero no ocurrió ninguna detención. Los uniformaron continuaron su ruta en una dirección y la mujer se desplazó sin ningún obstáculo en sentido contrario. Adicionalmente, los médicos determinaron que las heridas de la supuesta agresión no eran recientes sino de meses atrás y no detectaron signos de abuso.

Finalmente la mujer confesó su mentira con la que solo buscaba ocultarle a su pareja que había salido de rumba a sus espaldas y le habían robado el celular. Para justificar el robo decidió entonces culpar a la policía, aprovechando la ola de denuncias por presunto abuso durante las protestas.

Esto no solo representó otra de las tantas noticias falsas con las que se ha manipulado el paro en Colombia, sino que además generó un gasto en investigaciones de 70 millones de pesos al Estado colombiano (18600 dólares).

Otra falsa violación vinculada a las protestas

Pero este no ha sido el único caso falso sobre abuso sexual en un centro de detenciones. A comienzos de mayo circuló otra fake news sobre la supuesta violación de una menor de edad en un CAI en la localidad de Bosa, también al sur de la capital colombiana, lo que incluso generó actos vandálicos contra esta sede policial producto de la irresponsabilidad de difundir información no verificada.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, aclaró en su cuenta en Twitter que el caso que se estaba sumando a las cifras de abuso policial en las protestas de 2021 correspondía a un hecho ocurrido hacía más de un año, el cual había sido debidamente judicializado en su momento.

Larga lista de fake news en las protestas

También circuló a comienzos de este mes un supuesto decreto de Estado de conmoción (equivalente a un Estado de excepción) el cual fue desmentido por el ministro de Interior, Daniel Palacios. El alto funcionario alertó que se trataba de una “fake news”. Efectivamente no se ha decretado una medida de este tipo.

La lista continúa. El director de la Policía Judicial, general Fernando Murillo Orrego, desmintió recientemente el caso de un video donde supuestamente los uniformados estaban disparando a la ciudadanía desde un helicóptero en la localidad de Buga, departamento del Valle del Cauca.

Medios de comunicación y promotores del paro habrían contribuido a inflar los balances, incluyendo la cifra de personas fallecidas durante las protestas que la ubican en 43. Los elementos de prueba dan cuenta de que hasta este lunes 24 de mayo solo 17 muertes tiene nexo directo con las protestas, siete están en proceso de verificación y “sobre 19 hay evidencia suficiente para establecer que no guardan vínculo con las manifestaciones”, de acuerdo con la W Radio.

José Gregorio Martínez – Panampost.com