Tras la difusión del demoledor informe Villacencio, la exsenadora colombiana Piedad Córdoba solicitó a la Fiscalía y al Tribunal Supremo de Justicia que la investiguen por sus vínculos con Álex Saab.

Tras la difusión del demoledor informe Villacencio, la exsenadora colombiana Piedad Córdoba solicitó a la Fiscalía y al Tribunal Supremo de Justicia que la investiguen por sus vínculos con Álex Saab.

«En ese marco deben interpretarse las infundadas acusaciones contra mi trayectoria política y mi ámbito familiar. Su política es infundir miedo ante las transformaciones que se vislumbran para vender una falsa sensación de seguridad», dijo.

Afirmó que tras años de vigilancia por parte del Estado «nunca han encontrado nada indebido».

«Jamás negué que conozco a Álex Saab, empresario que dentro de sus múltiples actividades desarrollaba emprendimientos comerciales que no estaban en ese momento cuestionados. Las relaciones que tuve con él se desarrollaron en escenarios enmarcados en la legalidad», subrayó.

Córdoba anunció que no solo emprenderá las acciones legales contra quienes la acusan, sino que solicitará a la Fiscalía de Colombia y al Tribunal Superior de Justicia que la investigue.

Informe de diputados ecuatorianos

Las acusaciones contra Córdoba forman parte de un informe entregado hace una semana al presidente de Colombia, Iván Duque, por parte de un grupo de diputados de la Asamblea de Ecuador. En el documento, se ofrecen detalles de una presunta trama transnacional de blanqueo de capitales. Esta involucraría no solo a Maduro, sino también a los expresidentes Juan Manuel Santos y Rafael Correa.

Un día después de que se lanzaron estas acusaciones, la defensa de Saab negó que el empresario tuviera negocio alguno con los expresidentes Santos y Correa. Y enfatizó que ya fue sobreseída una causa al respecto en 2016.

En las 125 páginas que conforman el documento se acusa a los expresidentes Rafael Correa, Hugo Chávez y Juan Manuel Santos de estar involucrados en esta trama orquestada por Saab y su socio Álvaro Pulido, con la que se habrían blanqueado unos 160 millones de dólares (140 millones de euros).

Fondo Global de Construcción

Uno de los supuestos episodios a los que hace referencia el informe es la firma en 2011 de unos convenios suscritos por los gobiernos de los entonces expresidentes Hugo Chávez y Juan Manuel Santos para levantar viviendas prefabricadas en Venezuela a través de la empresa Fondo Global de Construcción, propiedad de Saab y Pulido.

«Esta empresa no exportó una sola casa prefabricada de Ecuador a Venezuela, como era su objetivo, sino que fue una fachada. El objetivo era apropiarse de las reservas de libre disponibilidad de Ecuador. El objetivo del ‘chavismo’ era acceder a los dólares de la reserva ecuatoriana», señala esta comisión.

El acuerdo se cerró el 28 de noviembre de 2011, cuatro días después de que se creara Fondo Global de Construcción que, a pesar de tratarse de una empresa de papel y no contar con experiencia en el sector, logró la licitación, tal y como lo publicó la revista colombiana ‘Semana’.

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.