La Corte Suprema de Justicia de Colombia, el martes, ordenó la prisión domiciliaria preventiva del ex presidente Álvaro Uribe, mientras es investigado por sobornar y manipular a testigos que iban a declarar en su contra. 

Por unanimidad se definió el arresto domiciliario del ex presidente Uribe. El actual Senador cumplirá la privación de la libertad en su casa de campo en la provincia de Córdoba y desde allí podrá continuar ejerciendo su defensa con todas las garantías del derecho al debido proceso. Así lo confirmó la Suprema Corte de Justicia de Colombia.

Uribe, ha declarado reiteradamente su inocencia en el caso y cuestionó la independencia de la corte. El tribunal llegó a la decisión de determinar la prisión preventiva después de concluir que existe la posibilidad que el imputado genere obstrucción de la justicia durante el proceso de investigación, dijo en un comunicado. “El senador Uribe cumplirá su confinamiento en su residencia, desde donde puede continuar montando su defensa”, confirmó el tribunal.

“La privación de mi libertad me causa una profunda tristeza por mi esposa, mi familia y por los colombianos que todavía creen que he hecho algo bueno por el país”, escribió Uribe en Twitter antes de que el tribunal publicara su decisión.

 

El caso por el que fue detenido el ex presidente de Colombia proviene de un largo enfrentamiento con el senador de izquierda Iván Cepeda, quien sostiene que Uribe fue miembro fundador de un grupo paramilitar de derecha durante los conflictos civiles en los años 90 que atormentó a todo el país por el enfrentamiento entre fuerzas gubernamentales, rebeldes de izquierda y bandas de derecha que dejaron a miles de personas muertas y desaparecidas.

Uribe en el año 2012 denunció a Cepeda por calumnias y complot contra él y su círculo. Además lo acusó de buscar testigos falsos para que declaren en su contra. 

En 2018, el tribunal resolvió que Cepeda había recopilado información de ex combatientes como parte de su trabajo y que no había pagado ni presionado a ex paramilitares. Paradójicamente, sentenció que fue Álvaro Uribe y sus aliados quienes habían sobornado y manipulado a los testigos.

El ex presidente Uribe y el legislador Álvaro Hernán Prada enfrentan penas de prisión de hasta 12 años. Por el momento, el ex mandatario, deberá aguardar el avance de la investigación confinado en su domicilio de donde no tiene permitido salir. 

La noticia desencadenó gran repercusión en Colombia, es la primera vez en la historia del país que un ex presidente es condenado a prisión. Uribe, de hecho, sigue siendo una voz dominante en una política nacional altamente fragmentada. Los críticos, por su puesto, elogiaron a la Corte Suprema por su actuación y por seguir persiguiendo las acusaciones en su contra. Mientras que los partidarios del expresidente, incluido el actual presidente Iván Duque, denunciaron al tribunal por considerar su procedimiento como síntoma de una persecución política.

“Duele, como colombiano, que muchos que han herido al país con barbaridades se defiendan en libertad (…) Y que un servidor público ejemplar que haya ocupado el puesto más alto del estado no puede”, dijo Duque según informó ApNews

Las malas noticias para Uribe parecen no terminarse. Horas después de conocer su sentencia de prisión preventiva, recibió la confirmación que él y sus hijos contrajeron el virus del PCCh. Según informó Reuters, ni él ni su familia tienen síntomas graves por lo que no deberán recibir atención hospitalaria por el momento.

Andrés Vacca-BLes.com