La ONG FundaRedes denunció que de los 10 militares venezolanos desaparecidos en los combates en Apure, seis están en manos del Frente Décimo de las “disidencias” de las FARC, que los usará como “pieza de negociación” con el régimen.

El Ejército venezolano al mando del régimen de Nicolás Maduro no pudo con una fracción de las mal llamadas “disidencias” de las FARC. Los combates iniciados el pasado 21 de marzo en el estado venezolano de Apure no solo dejaron ocho militares venezolanos muertos sino que además tendrían a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) en manos del grupo guerrillero tras la captura de seis efectivos venezolanos que estarían como rehenes para usarlos “como piezas de negociación”, denunció este domingo FundaRedes.

Javier Tarazona, director de la ONG defensora de los derechos humanos, aseguró mediante un hilo en su cuenta de Twitter que existe un video en el que los irregulares colombianos muestran a seis de los 10 militares venezolanos desaparecidos en los combates. Lo más grave de esta denuncia es que el régimen estaría al tanto de la situación y habría decidido ocultar la información.

“Este material audiovisual está en manos de los jefes de las FANB, Vladimir Padrino López (ministro de Defensa del régimen) y Remigio Ceballos (comandante estratégico operacional de las FANB)”, asegura Tarazona. Por tal motivo, exige al Estado informar sobre esta situación a los familiares de los militares, quienes estarían buscando información sobre su paradero, de acuerdo con la denuncia de FundaRedes.

Los desaparecidos

Esta organización difundió el sábado una lista de 10 efectivos venezolanos desaparecidos como consecuencia del conflicto en la frontera entre las Fuerzas Armadas venezolanas y un grupo de las llamadas «disidencias» de las FARC, específicamente el Frente Décimo, el cual tendría secuestrados a seis de ellos.

Entre los desaparecidos, según la denuncia de FundaRedes, figuran José Emilio Torres Pérez, Luis José Cova Barrios, Junior Flores Berroteran, Paul Hernández, Dany Vásquez, Abraham D’ Jesús Belisario Bastidas, José Antonio Ramos Dávila, así como dos tenientes coronel de apellido Beomont y Llaguare.

Guerra por el control del territorio

Los combates que se iniciaron el 21 de marzo serían parte de una guerra entre guerrillas para repartirse áreas del territorio venezolano con el régimen de Nicolás Maduro en medio, que protege a unos y busca desplazar a otros. Esto según las declaraciones ofrecidas para ese entonces a PanAm Post por el coronel retirado de las Fuerzas Militares de Colombia y consultor internacional en seguridad y defensa, John Marulanda.

Le recomendamos: Kissinger, el traidor que dio vida al monstruo comunista

Ad will display in 09 seconds

El objetivo del régimen venezolano habría sido “desplazar a las células de alias ‘Gentil Duarte’, que lograron posicionarse muy fuerte en toda la región de Apure, especialmente en la zona del Nula”. Y según es de su conocimiento, Cuba estaría presionando para que se fortalezca militarmente en territorio venezolano al Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las “disidencias” de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que responden a los líderes de la llamada Segunda Marquetalia, Iván Márquez y Jesús Santrich.

Por José Gregorio Martínez – Panampost.com