El candidato Luis Pérez propone incorporar a un símbolo patrio un elemento que estigmatizó al país en el mundo producto de décadas de narcotráfico.

Luis Pérez, exgobernador de Antioquia y actual candidato presidencial, mostró lo que para él debe ser la nueva bandera de Colombia. Durante un debate frente a otros contendientes en la Universidad Externado, en Bogotá, sacó a relucir el símbolo patrio con una hoja de marihuana estampada en la franja amarilla, mientras en la sala se escuchaban las reacciones.

“Yo propondría, con respeto al Congreso de la República, que cambiáramos la bandera”, dijo. Minutos antes había asegurado que la legalización de la marihuana crearía tres millones de empleos en Colombia, motivo suficiente para «nombrarla como la hoja nacional». Añadió que la economía alrededor del cannabis «mueve alrededor de 350.000 millones de dólares».

De inmediato detonaron las respuestas de los colombianos de las redes sociales. El candidato fue más allá del apoyo a la legalización de la marihuana y propuso modificar la bandera de Colombia de una manera que posiblemente endurezca la estigmatización del país en el contexto internacional. De por sí la nación sudamericana tiene un precedente de violencia producto del narcotráfico y las narcoguerrillas que no ha sido fácil de superar.

Ha sido tal la repercusión de esa estigmatización producto del narcotráfico que incluso para el año 2007 el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo lanzó la campaña: “Colombia, el riesgo es que te quieras quedar”. Fue un acertado juego de palabras para mejorar las cifras de visitantes foráneos ante el miedo que significaba vacacionar en el país. El objetivo, tal como reseñó Portafolio, fue mostrar al mundo «los importantes avances en materia de seguridad, economía y calidad de vida» alcanzados durante el gobierno del expresidente Álvaro Uribe. Nueve comerciales presentaban testimonios de extranjeros que llegaron al país, se enamoraron de las riquezas naturales, de la gente y decidieron quedarse a vivir.

Colombia ha buscado reivindicar su imagen. Y lo ha logrado. Sin embargo, los grupos narcoterroristas aún hacen de las suyas en la frontera con Venezuela, pero incluso en la misma capital colombiana, como ocurrió el pasado sábado con el atentado que se atribuyeron las «disidencias» de las FARC que dejó dos niños muertos al sur de Bogotá.

El candidato independiente a la presidencia de Colombia puso como protagonista a la hoja de marihuana en un debate presidencial que no contó con la participación de aspirantes como Federico Gutiérrez, Rodolfo Hernández y Sergio Fajardo. Por su parte, el exguerrillero y abanderado por el izquierdista Pacto Histórico, Gustavo Petro, aplaudió la iniciativa en este cara a cara al que aparentemente acudió ante la ausencia de sus más duros rivales, pues había anunciado que no participaría más en debates hasta que se garantizara «la trasparencia del voto».

Por Oriana Rivas – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.