La justicia colombiana dio idas y vueltas hasta dejarlo en libertad y, como se esperaba, desapareció en 2019. La oposición venezolana asegura que se encuentra en Caracas protegido por la dictadura de Maduro.

Han pasado dos años desde que la justicia colombiana dejó en libertad al líder guerrillero de las FARC, Seuxis Paucias Hernández, alias Jesús Santrich. El sistema judicial permitió su salida de la cárcel dos veces hasta que no apareció más, y es ahora cuando finalmente se aprueba su extradición a Estados Unidos.

Fue en mayo de 2019 cuando la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) suspendió la extradición del guerrillero y ordenó su libertad luego de haber sido capturado a pedido de la Interpol por narcotráfico. Apenas salió de la cárcel fue apresado por segunda vez a raíz de nuevas pruebas, hasta que la Corte Suprema de Justicia abogó nuevamente por su libertad.

Este jueves, dos años después de haber dejado en libertad a uno de los líderes de la guerrilla más sanguinaria de América Latina, la Corte Suprema aprobó su extradición a Estados Unidos. La novedad no sería más que «un chiste cruel» de parte del alto tribunal, afirmó el exviceministro de Justicia, Rafael Nieto Loaiza.

Jesús Santrich, uno de los líderes de la Segunda Marquetalia estaría en territorio venezolano, protegido por la dictadura de Nicolás Maduro, según reveló recientemente la revista Semana. Previamente habían salido a la luz fotografías de Santrich en la capital venezolana, difundidas por la oposición de ese país.

«Las circunstancias cambiaron»

Para la Sala Penal de la Corte Suprema esta vez sí es procedente la entrega de Santrich, como desertor armado del acuerdo para la paz firmado entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC. El organismo detalló en su comunicado que «las conductas de concierto para delinquir y tráfico de estupefacientes que le son imputadas en el extranjero carecen de connotación política».

De ser capturado nuevamente, será enviado a Estados Unidos. Allí deberá comparecer por narcotráfico ante la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

El texto afirma que la decisión de no extradición y de liberación tomada en 2019 por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) no le impedía a la Corte pronunciarse sobre este pedido, «ya que las circunstancias cambiaron».

La supuesta inocencia de la Corte Suprema

Luego de dejarlo en libertad, la Corte convocó a Santrich a una cita judicial indagatoria en julio de 2019 a la que nunca llegó, por eso el máximo tribunal decidió cambiar la situación procesal del guerrillero.

«La Corte consideró que los múltiples anuncios hechos por Santrich sobre su comparecería ante las autoridades para rendir explicaciones y defender su inocencia, solo fueron artificios encaminados a dilatar», se lee en una nota de Semana publicada en ese momento. El senador por el partido Centro Democrático, Fernando Araújo, lanzaba una certera frase replicada por El Tiempo:

“Escobar tuvo La Catedral, Santrich tuvo el pacto de La Habana. Me preocupa hacia dónde conduce un Estado de Derecho cuando antepone los derechos de los delincuentes por encima de los de las víctimas”.

No hay que olvidar que el líder de las FARC accedió al Congreso colombiano por los acuerdos de paz de 2016. Su condición de congresista fue lo que permitió que la Corte Suprema pidiera su expediente a la Fiscalía para seguir el caso. Estas idas y vueltas de la justicia finalmente se tradujeron en una ventana para su escape.

Santrich en Venezuela

La dictadura venezolana ha sido acusada de mantener alianzas con la Segunda Marquetalia. De hecho, Iván Márquez apareció recientemente en un video rodeado de fusiles rusos que Moscú ha vendido a Venezuela. Por su parte, Santrich fue visto en Caracas, custodiado por un colectivo civil armado conocido como ‘La Piedrita’. La denuncia la hizo el opositor Juan Guaidó.

Ambos volvieron a sus actividades delictivas a pesar del supuesto acuerdo de paz, apareciendo Venezuela como epicentro de sus operaciones. El presidente de Colombia, Iván Duque, confirmó que los videos donde aparece Márquez fueron grabados en el país vecino.

Pero más allá de fotos o videos están los hechos tangibles con enfrentamientos que han dejado más de 7000 desplazados, al menos 16 militares fallecidos, ocho rehenes y tres desaparecidos como consecuencia del conflicto por el control del territorio desatado en el estado venezolano de Apure, y el cual podría extenderse a otras regiones del país.

El origen de esta pugna serían justamente las alianzas que Maduro mantiene con esta facción de las FARC. El objetivo: combatir al grupo de ‘Gentil Duarte’ para tomar el control de pistas aéreas que facilitan el envío de droga en aviones.

En resumen, el líder guerrillero Jesús Santrich recibió una medida de extradición a EE. UU. mientras goza de libertad y mantiene activos negocios de narcotráfico. Una medida tardía tras dos años de su liberación. «El mejor acuerdo de paz posible no es más que un pacto de impunidad que se debe reformar», afirmó esta vez el senador Fernando Araújo.