En Colombia desarticularon una banda delictiva que se acercaba a venezolanas embarazadas viviendo bajo condiciones de miseria y les convencía para que les vendieran las criaturas cuando nacieran.

Los delincuentes pagaban hasta US$ 800 por recién nacidos, había convertido la desesperación de la población venezolana en una oportunidad de negocio, reportó el Nuevo Herald.

Además obtenían hasta unos 2,000 euros por bebe entregado, señaló Juan Francisco Espinosa al brindar los detalles de la investigación que condujo al arresto.

“Se estaban acercando estas personas a mujeres venezolanas embarazadas en condición de vulnerabilidad, en condiciones socioeconómicas difíciles para ofrecerles comprarles sus bebes”, dijo Espinosa Director de Migración Colombia.

“Ellos seleccionaban bastante bien a las víctimas para aprovechar su condición de vulnerabilidad. Estas mujeres tenían el apremio económico, la dificultad en Venezuela es muy grave y les ofrecían US$800 que allá es demasiado dinero porque el salario mínimo de allá no cubre ni un 1% de la canasta familiar”, agregó.

Le recomendamos: Los 25 TRIPULANTES del EVER GIVEN SIGUEN ATRAPADOS ARRIBA del BARCO

Ad will display in 09 seconds

Las mujeres eran contactadas en la región fronteriza de los dos países, tanto en Venezuela como en Colombia, enfatizó.

La banda –liderada desde Cúcuta por una mujer venezolana, otra ecuatoriana y un hombre colombiano—fue desarticulada el viernes como resultado de una investigación realizada por agentes de Migración Colombia y la fiscalía de ese país, denominada con el nombre de Natus.

Una vez nacidos, los bebes eran registrados fraudulentamente como ciudadanos colombianos y posteriormente eran enviados a través de Ecuador hacia Europa, dijo Espinosa.

MiamiDiario JM– miamidiario.com