El senador colombiano de extrema izquierda, Gustavo Petro, amenazó al Gobierno de Iván Duque con “aglomeraciones de gente” durante el paro nacional de este miércoles si no retira el proyecto de reforma tributaria.

Irresponsable, chantajista y maquiavélico. Así es el proyecto de Gustavo Petro para llegar a la Presidencia de Colombia. En su obsesión por el poder el fin justifica los medios. Ni el derecho humano más básico como la vida de los ciudadanos en medio del pico de la tercera ola de la pandemia parece detenerlo en su afán por ganar protagonismo y desestabilizar el Gobierno del presidente Iván Duque. Es así como irresponsablemente promueve “aglomeraciones de gente” para este miércoles 28 de abril, en el marco del paro nacional convocado por las centrales sindicales.

Al exguerrillero del M-19 no le basta con los muertos que se le atribuyen al grupo terrorista al que se unió desde los 17 años. Haber promovido el desarme en 1989 no borra las pérdidas de vidas humanas que provocó la insurgencia armada del M-19 durante dos décadas. Por mencionar un caso, solo el asalto a la localidad de Yumbo en 1984 dejó 17 muertos, según reportó El País. Ahora, ocupando una curul en el Senado y con la mira puesta en el Palacio de Nariño, su arma es el teclado de su teléfono, desde el cual lanza llamados irresponsables a través de las redes sociales que ponen en riesgo la vida de quienes ingenuamente creen en su promesa de igualdad social.

Sigue convocatoria a paro nacional sin importar la pandemia

Para este miércoles 28 de abril está convocado un paro nacional contra la reforma tributaria propuesta por el Gobierno, con la que se busca financiar el gasto público para reducir la pobreza en medio de la crisis generada por la pandemia del COVID-19. Las críticas contra el proyecto no se hicieron esperar. Incluso el propio partido del presidente Iván Duque, el Centro Democrático, y su mentor, el expresidente Álvaro Uribe, hicieron públicas sus diferencias. Sin embargo, resulta poco conveniente y casi un suicidio promover manifestaciones masivas justo cuando la capital colombiana se mantiene en alerta roja por el récord registrado en cuanto a contagios y muertes a causa del coronavirus.

A pesar de la emergencia sanitaria, los promotores del paro no dan marcha atrás. Este martes, el presidente de la Confederación General del Trabajo, Percy Oyola, confirmó a El tiempo que la actividad de calle se mantiene tal como se programó en un principio, enfatizando que se respetarán los protocolos de bioseguridad. Pero incluso antes de que el Comité del Paro ratificara la convocatoria, Gustavo Petro ya incitaba desde su cuenta en Twitter a la ciudadanía a salir masivamente a protestar. Y en un acto que podría calificarse como extorsión o chantaje, exigía al Ejecutivo retirar la reforma tributaria si no quería ver “aglomeraciones de gente” protestando en las calles.

Continuando con su empeño de robar protagonismo a los promotores del paro, Petro enumeró las medidas que deberían tomar quienes apoyan esta protesta, proponiendo incluso que se extienda y se convierta en un paro indefinido.

Alerta roja en Bogotá

Desde este domingo, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, anunció medidas más estrictas que se suman a la cuarentena general y los toques de queda que ya se vienen implementando desde hace semanas. La Alcaldía declaró alerta roja general debido al aumento de contagios y muertes que alcanzaron un nuevo récord en el país, al registrar 465 decesos en un día, siendo Bogotá la ciudad más afectada con 73 muertes y 3523 nuevos casos.

Le recomendamos: Arzobispo Viganò demoledor contra el Papa Francisco

Ad will display in 09 seconds

Claudia López aseguró que la capital colombiana está experimentando “el mayor nivel de transmisión” del virus desde que se inició la pandemia, lo cual tiene a punto del colapso al sistema de salud, debido a la “capacidad hospitalaria muy limitada”, alcanzando un 91 % de ocupación de camas de unidades de cuidados intensivos (UCI).

Frente a la emergencia, la alcaldesa de centroizquierda hizo una pausa en su rol de opositora al Gobierno nacional y recomendó aplazar el paro programado para este miércoles. Sin embargo, Gustavo Petro parece no escuchar sugerencias y sigue adelante promoviendo la aglomeración de personas y arremetiendo contra todo el que diga lo contrario, calificando de “hipócrita” a López.

Un libreto repetido

Ni siquiera las autoridades en materia sanitaria han logrado convencer a los promotores del paro y al agitador Gustavo Petro. El Ministerio de Salud también solicitó aplazar las movilizaciones ante el incremento de contagios y muertes por COVID-19 pero los intereses políticos parecen estar por encima de la vida de las personas para los líderes de la izquierda que tienen como objetivo desestabilizar el Gobierno con miras a las elecciones presidenciales de 2022.

Y es que si bien la reforma tributaria puede tener puntos polémicos que debe revisarse, esta no ha sido más que la nueva excusa para volver a agitar las calles. Ya en noviembre de 2019 se intentó repetir en Colombia el libreto promovido por el Foro de Sao Paulo en países como Ecuador y Chile. Ahora el motivo es la reforma tributaria pero en el pasado reciente se ha intentado paralizar el país con diversas excusas: el presupuesto universitario, la minga indígena, el asesinato de líderes sociales, etc. No importa la razón de la protesta. El objetivo es uno solo: socavar las bases de la sociedad para la izquierda, liderada por Petro, hacerse con el poder.

José Gregorio Martínez – Panampost.com