El alcalde de Popayán, Juan Carlos López Castrillón, no lleva mucho tiempo en el cargo. Fue elegido el pasado octubre y asumió el 1 de enero de 2020. Escasos tres meses después cometió el error que podría poner fin a su carrera política.

El 20 de marzo, el alcalde de Popayán –la capital del departamento colombiano del Cauca– anunció a través de su cuenta de Twitter que le habían diagnosticado virus del PCCh (Partido Comunista Chino), convirtiéndose en el primer servidor público colombiano con virus del PCCh, y en uno de los primeros casos de su departamento. A pesar de no presentar síntomas graves, la noticia de su contagio prendió las alarmas a nivel nacional.

Y es que tres días antes de hacerse la prueba, López Castrillón asistió a una reunión de alcaldes en la Casa de Nariño en Bogotá. En el encuentro, convocado para coordinar respuestas a la pandemia, estuvo en contacto cercano con alcaldes, gobernadores y el mismo presidente de la república, Iván Duque.

Peligrosa omisión

Al parecer nadie se infectó en la multitudinaria reunión. Todos los que se hicieron la prueba dieron negativo. Pero los problemas para el alcalde de Popayán apenas empezaban. El mismo día de su anuncio, la Fiscalía General de la Nación abrió una investigación preliminar contra él.

Presuntamente, López Castrillón habría omitido información sobre un viaje al extranjero en los 14 días previos a la reunión en la sede presidencial. Durante la última semana de febrero, el alcalde se trasladó, junto a su secretaria de la Mujer, Diana Carolina Cano, al Foro Global de Líderes de Ciudades Seguras y Espacios Públicos Seguros, realizado por ONU Mujeres en Rabat, Marruecos.

Regresó a Colombia el 1 de marzo a través del aeropuerto de Barajas, en Madrid. No obstante, al ingresar al palacio presidencial contestó que no había estado en el extranjero en las últimas dos semanas, periodo de incubación del nuevo virus del PCCh.

“Ningún tipo de dolo”

Mientras la Fiscalía examina si hubo “falsedad ideológica en documento público”, según el Artículo 286 del Código Penal Colombiano, López Castrillón asegura que no actuó de mala fe.

“En mi caso no existió ningún tipo de dolo”, insiste en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter. “Manifesté que no había estado fuera del país en los últimos 14 días porque al hacer memoria en esa fila para mí habían ya pasado las dos semanas sin estar fuera del país. Dato que suministré sin intención de evadir ningún tipo de protocolo como se ha querido señalar”, asegura.

¿Falta de seriedad?

Este viernes (17.04.2020), el mandatario de Popayán está llamado a comparecer ante la justicia de manera virtual. Pero su abogado –el reconocido penalista Iván Cancino– ya adelantó que su cliente jamás aceptará los cargos.

En entrevista con W Radio, Cancino criticó que en el formulario que había que rellenar antes de entrar al palacio presidencial “estuvieron mal hechas las preguntas, mal formuladas. (…) Desde nuestro punto de vista no se mintió”.

A pesar de sus esfuerzos por demostrar que no hubo actitud negligente por su parte, en Colombia muchos tachan a López Castrillón de irresponsable en medio de la crisis sanitaria. En la página web de la revista Semana incluso fue mencionado entre el “Top 10 de irresponsables que pusieron en riesgo a miles con el coronavirus”.

La polémica alrededor de él se vio exacerbada cuando en el programa “Voces de la Mañana” del canal caucano Notivisión, el alcalde pareció burlarse de su enfermedad. Preguntado por uno de los entrevistadores “¿a quién fue que contagió usted? Porque yo lo veo regio”, respondió entre risas: “Pues no sé. Digamos que ni a mi mujer la he podido contagiar”.

Lo cierto es que varias personas que mantuvieron contacto cercano con el mandatario local tanto en Bogotá como en Popayán sí se infectaron con el virus. Aunque es imposible saber si realmente fue López Castrillón el foco de contagio o sencillamente el primero en hacerse la prueba.

Desde que el alcalde se reincorporó al trabajo después de su enfermedad, se ha volcado al manejo de la crisis sanitaria en su municipio. Si pierde en el caso que la Fiscalía prepara en su contra, es posible que sus días como alcalde de Popayán estén contados. El delito de falsedad ideológica contempla una pena de prisión de 64 meses y una inhabilidad de 144 meses para ejercer cargos públicos.

Fuente : DW.

Le puede interesar: ¿Qué tienen en común los países más afectados por el coronavirus?