El ELN prepara una “campaña de despedida” contra el presidente Iván Duque, con fuerzas de guerra urbanas distribuidas en Colombia, alertó este martes el director general de la Policía, Jorge Luis Vargas

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) prepara un plan terrorista contra el gobierno del presidente colombiano Iván Duque. Se trata del despliegue de frentes de guerra urbanos que generarían nuevamente caos y violencia en el país en la víspera de los comicios legislativos del 13 marzo y de la primera vuelta de las presidenciales del 29 de mayo.

Será la “campaña de despedida” al mandatario uribista que el grupo insurgente ya tiene en marcha, alertó este martes el director general de la Policía, Jorge Luis Vargas. La información sobre este plan está contenida en los computadores de alias ‘Uriel’ y alias ‘Fabián’, en manos de las autoridades, donde además hay evidencias sobre su infiltración en la “primera línea” que lideró las protestas del año pasado mediante entrenamiento, financiación, formación ideológica y estrategias de combate contra la fuerza pública y la institucionalidad.

“El frente urbano de guerra lo tienen en algunas ciudades”, advierte y admite el funcionario, cuando tres candidatos a la Casa de Nariño –Óscar Iván Zuloaga, Camilo Romero y Rodolfo Hernández– en un cara a cara organizado por El Tiempo y el Grupo Editorial Semana, parecen dispuestos a una negociación futura con el ELN en caso de ganar las elecciones.

¿Cuál es el candidato del ELN?

El candidato del izquierdista Pacto Histórico, Gustavo Petro, perdedor de la segunda vuelta ante Iván Duque en 2018, vocifera que “el ELN puede dejar las armas en el corto plazo en medio de un proceso de profundización democrática. Pero las agrupaciones más ligadas al narcotráfico son más complejas y ahí se requiere de un diálogo político y diálogo judicial para lograr el desmantelamiento pacifico del narcotráfico”.

Pero, ¿cuál es la real pretensión del ELN? El alto comisionado para la Paz, Juan Camilo Restrepo, pide “que el ELN diga de una vez cuál es su candidato”.

Así acabaría la discordia con el poder que, y según la Misión de Observación Electoral (MOE), en los primeros ocho meses del periodo preelectoral (13 de marzo a 13 de diciembre del 2021) dejó 347 hechos de violencia contra líderes políticos, sociales y comunales. El 54 % de estos ocurrieron en territorios de las circunscripciones especiales de paz.

Además, todo indica que el ELN no anunciará un alto al fuego como lo hizo en las elecciones de 2018, cuando su Comando Central (COCE) dio una tregua para “facilitar la participación”, después del desmantelamiento de uno de sus megalaboratorios de cocaína reportado este lunes por las autoridades y las evidencias que tienen las autoridades sobre el plan terrorista del ELN para generar desestabilización antes de las elecciones.

A pesar del cambio en su estructura con la renuncia de Nicolás Rodríguez Bautista, alias ‘Gabino’, uno de los fundadores de la organización criminal, y la asunción de ‘Antonio García’ como primer comandante, y Pablo Beltrán y Pablo Marín como segundo y tercer comandante, respectivamente, en el ELN aspiran a un nuevo rumbo en “las negociaciones de paz”.

Una intención implícita

Esta vez mantener la “actividad armada” obligará a Duque en vísperas de los comicios a desplegar las fuerzas policiales y militares, y si eso ocurre en un contexto de violencia, la izquierda colombiana aprovecharía para retomar sus acusaciones contra el uso de las fuerzas de seguridad.

Pero el Centro Democrático sigue siendo una fuerza unificada que suma al menos dos millones de votos en un escenario donde “aún no emergen candidatos fuertes o de perfil popular, y los temores que despierta la izquierda que representa Gustavo Petro pueden ser un factor que cohesione al otro lado del espectro”, afirma El País.

Oscar Iván Zuluaga, el abanderado del uribismo, se muestra tranquilo. “Mi campaña sigue, inquebrantable, y de la mano de mi partido». Su propósito es “trabajar en la búsqueda de un amplio consenso que defienda a Colombia del populismo de izquierda” porque “el Centro Democrático ha defendido a Colombia de las dificultades más grandes del país, contra la guerrilla y la delincuencia”.

Al enemigo lo tiene claro al asegurar que la nación no puede permitir que “quienes empuñaron la daga del terrorismo, hoy quieran reescribir la historia del país”.

Gabriela Moreno – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.