BOGOTÁ — Las autoridades colombianas expulsaron el lunes a 59 ciudadanos venezolanos que al parecer estuvieron involucrados en las protestas antigubernamentales que han dejado tres muertos y decenas de heridos.

Migración Colombia informó en un comunicado que la medida se tomó luego de que “según reportes entregados por las demás autoridades, estos extranjeros estarían realizando en Colombia una serie de actividades que pondrían en riesgo el orden público y la seguridad nacional”.

A su vez, el director general de Migración, Christian Kruger, señaló que “no vamos a permitir que ningún ciudadano extranjero afecte nuestra tranquilidad. Hemos respetado su participación dentro de las marchas. Les hemos tendido la mano a aquellos, que como el pueblo venezolano, lo han necesitado. Pero lo que no vamos a tolerar es que un grupo de desadaptados venga a afectar la seguridad de nuestras ciudades”.

Según señaló, las acciones de estos extranjeros generan “brotes de xenofobia”, que “dañan el nombre de aquellos venezolanos que vienen trabajando por un mejor país”.

La policía metropolitana de Bogotá apoyó el trasladado de los venezolanos al aeropuerto militar donde abordaron un avión de la Fuerza Aérea Colombiana que los trasladó a la población de Puerto Inírida. Desde allí un buque de la Armada colombiana los transportará hasta la ciudad venezolana de San Fernando de Atabapo para entregarlos a las autoridades del vecino país.

El miércoles se realizó una huelga nacional contra las medidas económicas del presidente Iván Duque y la corrupción convocada principalmente por centrales obreras y apoyada por estudiantes y profesores. Más de 250.000 personas marcharon pacíficamente en diferentes partes del país, pero en horas de la noche hubo disturbios en Bogotá y Cali y se reportó la muerte de tres personas en el departamento del Valle del Cauca, en el suroeste del país.

Desde entonces los “cacerolazos” y plantones han continuado, especialmente en Bogotá, y el lunes están previstas marchas en diferentes partes del país.

Las protestas han sido convocadas por una amplia gama de sindicatos, grupos estudiantiles y organizaciones indígenas cuyos líderes dicen estar motivados por las recientes manifestaciones en Chile y Ecuador.

Cali, la tercera ciudad más grande del país, también se vio afectada por los disturbios, lo que impulsó a su alcalde a declarar la víspera un toque de queda. Dos municipios más pequeños se vieron obligados a tomar medidas similares tras verse rebasados por bandas de vándalos.

Duque anunció el viernes, luego de decretar un toque de queda por el vandalismo en varias zonas de Bogotá, que su gobierno abrirá una “conversación nacional” con diversos grupos sociales.

El mandatario se reunió la víspera con alcaldes y gobernadores para lanzar una iniciativa que, afirmó, se centrará en seis puntos fundamentales: crear crecimiento económico con igualdad, combatir la corrupción, mejorar la educación, incrementar el nivel de vida en las áreas afectadas por el conflicto con la guerrilla, proteger el medio ambiente y fortalecer las instituciones gubernamentales.

El diálogo se mantendrá vigente hasta el 15 de marzo, aunque Duque dio pocos detalles sobre cómo se involucraría a la ciudadanía.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más?

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__

Categorías: América Colombia

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.