BOGOTÁ — El gobierno colombiano rechazó las declaraciones de la excongresista prófuga que acusó al presidente Iván Duque de perseguirla y querer asesinarla por tener supuestas evidencias de la compra de votos a favor de candidatos de derecha.

Aída Merlano, capturada en Venezuela, declaró contra Duque el jueves. Está prófuga de la justicia de su país desde se fugó el pasado año de Colombia. Su caso ha tensado aún más las tensiones entre Bogotá y el gobierno en disputa de Nicolás Maduro.

En la declaración de prensa, leída por la ministra de Justicia, Margarita Cabello, el gobierno dijo que sus acusaciones carecen de todo fundamento, son oportunistas y son una fabricación del gobierno en disputa de Venezuela.

Expresó además que buscan atacar la honra del presidente de la República de Colombia, e intentan vulnerar la credibilidad de las instituciones

“El régimen dictatorial de Nicolás Maduro, en lugar de estar produciendo este show mediático, debe entregar inmediatamente a la señora Aída Merlano a las autoridades nacionales, para que cumpla su condena en Colombia”, indica el texto.

Merlano fue condenada a 15 años de cárcel por las autoridades colombianas, en 2019. Está acusada de compra de votos y otros delitos. En octubre, se fugó mientras visitaba al dentista y escapó con ayuda de una soga por la ventana del consultorio. Completó su fuga con la ayuda de un cómplice que la trasladó en una motocicleta, lo que provocó burlas e indignación en Colombia.

Fue detenida en Maracabio -capital de Zulia-, el 27 de enero, y se encuentra detenida en la sede de la policía política de ese país. Allí enfrenta un proceso por los delitos de usurpación de identidad, uso de documento falso y asociación para delinquir.

Merlano pidió protección a Maduro

Las declaraciones de Merlano, difundidas por la cadena regional Telesur -que maneja el gobierno en disputa-, se realizaron durante una audiencia especial, solicitada por la exsenadora, ante un tribunal de Caracas.​ Dijo que su vida corría peligro y acusó al presidente colombiano de querer asesinarla, en complicidad con un sector de la clase política.

“La desesperación me llevó a tomar la decisión de buscar refugio en este país, ya que soy perseguida del presidente de mi país, Iván Duque, con intención de asesinarme”, dijo Merlano.​

Ha dicho que tiene videos, fotos y documentos como contratos y licitaciones que revelarían casos de corrupción en el Congreso y el Gobierno de Iván Duque. Expresó que en tiempos de elecciones de su país “en cada esquina de las regiones hay un líder comprando votos, y siempre a favor de un candidato de derecha”.

Además expresó que gobiernos anteriores estarían implicados, entre ellos ​los expresidentes colombianos Álvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos.

“No es solamente una presidencia la que está enlodada, son una presidencia tras otra y es un castillo de naipes… al caer uno, caen todos”, agregó.

Dijo que las pruebas que tiene sobre “contratos y licitaciones amañadas” la convirtieron en “blanco fácil” de las casas políticas de la costa Caribe -como definió a las familias Char y Gerlein-, y de Duque. Este último, dijo, buscaba “cuidarle las espaldas a su jefe (Álvaro) Uribe” y al exfiscal Martínez.

Aseguró que es inocente y que es acusada para encubrir financiamiento de contratistas de campañas políticas para garantizar la victoria de los candidatos, a cambio de contratos.

Se declaró como “víctima del Estado de la República de Colombia” y pidió protección al vecino país. Además acusó a la Fiscalía colombiana y al exvicepresidente colombiano Germán Vargas Lleras de dirigir un procedimiento viciado en su contra.

“Le pido al presidente de este país (…) que se me brinde protección”, dijo Merlano a Maduro, y pidió además que lleve su caso a tribunales internacionales.

La reacción de Uribe

El expresidente y senador, Uribe Vélez, señaló a través de un comunicado que la exsenadora hace parte de la lista de “prófugos de la justicia” que el gobierno de Nicolás Maduro ha “manipulado para que declaren en su contra”.

También, aclaró que sus campañas políticas “han sido financiadas con recursos transparentes, todos declarados y por los siguientes gerentes: Senado – José Roberto Arango, Roberto Arenas Bonilla, Nicolás Echavarría y Victoria Restrepo; Gobernación de Antioquia – Luis Esteban Echavarría y Guillermo Gómez del Barco; Presidencia de la República – Mario Pacheco y Fabio Echeverri Correa”.

Tensiones entre los dos países

El caso de Merlano despertó las tensiones entre Colombia y Venezuela, debido a que ambos países rompieron relaciones en 2019, y actualmente Duque reconoce al gobierno encargado de Venezuela; no obstante, la excongresista está en manos de las autoridades que comanda Nicolás Maduro, dejando en vilo una eventual extradición de Merlano.

Maduro, por su parte, consideró una “verdadera ridiculez” la solicitud que hizo Duque a Guaidó, quien no tiene ningún tipo de influencia sobre las fuerzas de seguridad ni sobre los poderes públicos.

Según la emisora RCN Radio, en Colombia, el senador Ciro Alejandro Ramírez indicó que, “esta es la segunda temporada de la película de Aida Merlano después de su fuga. Le está haciendo un mandado a la dictadura de (Nicolás) Maduro; se cae de su propio peso lo que ha dicho y cualquier cosa que declare, tendrá que probarla”.

“Esto es un circo”, dijo a las afueras del edificio judicial el abogado Omar Mora Tosta, activista y defensor de derechos humanos, al destacar que familiares de algunos políticos venezolanos presos y la prensa no pueden acceder a los tribunales o las audiencias son aplazadas infinidad de veces, informó Reuters.

Fuente: DW

Te puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más?

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__

Ad will display in 09 seconds