Redacción BLes– Peter Daszak, el investigador estadounidense que rindió declaraciones en febrero calificando como ‘teoría de la conspiración’ la versión de que el virus PCCh (Partido Comunista chino) o COVID19 había escapado de un laboratorio, admitió que lo hizo con la intención de proteger los intereses del régimen chino.

A poco de conocerse el brote del virus PCCh, a comienzos de 2020, el presidente de EcoHealth Alliance, con sede en Nueva York, respaldó las versiones oficiales del régimen chino sobre el origen natural del virus en un mercado de mariscos de Wuhan, de acuerdo con el Daily Caller. Sus declaraciones fueron publicadas en la revista The Lancet y fueron republicadas en diversos medios.

Daszak ha estado trabajando conjuntamente con científicos del Instituto de Virología de Wuhan, en donde se habían estado llevando a cabo estudios sobre el coronavirus en murciélagos antes de que se conocieran los informes sobre el brote en Wuhan.

El científico habría encabezado junto a un grupo de cuatro especialistas de EcoHealth Alliance la iniciativa de firmar una carta dirigida a The Lancet evitando comprometer su nombre y el de la empresa, según varios correos electrónicos obtenidos por el grupo de investigación de salud pública US Right to Know.

La carta figuraba estar firmada por “27 destacados científicos de la salud pública”, quienes afirmaban que el virus del PCCh se había originado en la vida silvestre, descartando su procedencia de un laboratorio como “una teoría de la conspiración”.

En un correo del 6 de febrero del 2020, Daszak indica: “Creo que esto es demasiado específico, porque existen otras teorías de conspiración”.

“Nuestra declaración actual refuta claramente la mayoría de ellos diciendo que ‘estamos unidos para condenar enérgicamente las teorías de conspiración que sugieren que el 2019-nCoV no tiene un origen natural. La evidencia científica sugiere abrumadoramente que este virus se originó en la vida silvestre, al igual que muchas otras enfermedades emergentes”, apunta el correo.

Le recomendamos:

videoinfo__video2.bles.com||9b0f3f274__

Ad will display in 09 seconds

Un portavoz de Daszak declaró al Wall Street Journal el pasado viernes que su declaración, citada por numerosos medios de comunicación, así como por organizaciones verificadoras de hechos para censurar opiniones contrarias a las ofrecidas por el régimen chino, tenían como fin proteger a los científicos chinos.

“La carta de Lancet se escribió durante un tiempo en el que los científicos chinos recibían amenazas de muerte y la carta tenía la intención de mostrar su apoyo, ya que estaban atrapados entre un trabajo importante para tratar de detener un brote y la ola de acoso en línea”, según dijo el científico, de acuerdo a lo informado por su portavoz a The Journal.

Daszak habría jugado un papel decisivo en la dirección de dos subvenciones financiadas por los contribuyentes del Instituto Nacional de Salud para el centro de investigación chino, por lo tanto, la carta denota el vínculo entre empleados de EcoHealth Alliance con el laboratorio de Wuhan.

Un artículo del New York Post establece que EcoHealth Alliance ha recibido millones de dólares de los contribuyentes estadounidenses para manipular genéticamente los coronavirus con los científicos del Instituto de Virología de Wuhan.

Entre tanto, la Organización Mundial de la Salud, una entidad acusada de actuar deliberadamente para encubrir la responsabilidad del régimen chino en la crisis causada por la pandemia, nombró a Daszak para integrar un panel de 10 personas que comenzaron a investigar los orígenes del virus el jueves, de acuerdo con Daily Caller.

Varios expertos independientes han cuestionado la inclusión de Daszak en el panel debido a sus conexiones previas con el Instituto de Virología de Wuhan.

“La independencia de la investigación de la OMS puede verse seriamente comprometida por el proceso utilizado para elegir a los investigadores”, aseguró Miles Pomper, miembro del Centro James Martin de Estudios de No Proliferación.

“En particular, la elección del Dr. Daszak, que tiene un interés personal en garantizar que las prácticas actuales de China continúen y que es un colaborador de larga data de un científico en el centro de la investigación, es probable que empañe sus resultados”, agregó.

En particular, la visita de los investigadores a China planteó las dudas del secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, quien dijo que probablemente analizarían los informes de los científicos chinos.

“Este alcance defectuoso de la investigación es el resultado de meses de negociaciones durante el verano pasado y hasta el otoño, entre la OMS y China, sin la participación de la junta ejecutiva de la OMS”, dijo Azar.

El viernes 15 de enero, el Departamento de Estado de E. UU. dio a conocer evidencia de que los investigadores del Instituto de Virología de Wuhan se enfermaron con síntomas similares a los del virus PCCh semanas antes de que se informara el brote.

César Munera – BLes.com