Fueron cuatro días de silencio antes que un grupo se adjudicara la autoría del atentado que dejó ocho carabineros heridos en la 54° Comisaría de Huechuraba y el envío de un paquete bomba que llegó hasta la oficina del exministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, en la comuna de Las Condes, en la ciudad de Santiago, Chile.

Fue el pasado jueves cuando el mayor Manuel Guzmán recibió una encomienda en la comisaría y, al manipularla, explotó, dejándolo gravemente herido y causando lesiones en otros siete uniformados, además de daños en tres oficinas de la unidad policial.

En paralelo, hasta las oficinas del grupo económico Quiñenco llegó un paquete cuyo destinatario era Rodrigo Hinzpeter. La encomienda pasó todos los controles de seguridad y llegó hasta su oficina, sin nadie percatarse que era una bomba y que, de haber llegado a sus manos, podría haber terminado con consecuencias fatales.

[Lee también: Un hombre muerde a una serpiente, después de ser mordido por ella, y termina en el hospital]

Paquete bomba enviado a la oficina del exministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, en la comuna de Las Condes, ciudad de Santiago, Chile.
Paquete bomba enviado a la oficina del exministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, en la comuna de Las Condes, ciudad de Santiago, Chile.

Las primeras diligencias apuntaban a que el grupo detrás de los atentados serían los ecoterroristas de Individualistas Tendientes a lo Salvaje (ITS), debido a que la elaboración y componentes de las bombas eran similares a las que afectaron al presidente del directorio del Metro, Louis de Grange, y la que estalló en un paradero de buses en Vicuña Mackenna, en la comuna de Providencia.

En esta ocasión, a diferencia de otros episodios, en ningún momento se adjudicaron el ataque. Tras el atentado, a propósito de la contingencia, sólo se limitaron a difundir instrucciones paso a paso sobre cómo confeccionar una bomba con forma de encomienda.

[Lee también: El niño que se perdió a 1.400 km. de casa y volvió 25 años después con Google Maps]

Y simplemente no lo hicieron. La tarde de ayer el portal Contrainfo publicó un comunicado titulado: adjudicación de atentados con paquetes bomba contra Rodrigo Hinzpeter y el mayor de Carabineros Manuel Guzmán.

En el inicio del texto, otro grupo no relacionado, que dice estar integrado por anarquistas, antiautoritarios y libertarios activos, afirmó que adoptaron “todas las medidas de seguridad necesarias para que los artefactos estallaran únicamente en manos de las personas objetivos”.

Como ha ocurrido en otras adjudicaciones de atentados, este grupo entregó detalles de la composición de las bombas, asegurando que contenían pólvora negra y dinamita. Información que, cabe mencionar, era de conocimiento público desde el mismo día jueves.

Respecto al motivo detrás de los “blancos” de estos paquetes bomba, el documento indica que Rodrigo Hinzpeter, en su rol de ministro del Interior en el primer gobierno de Sebastián Piñera, fue el encargado de “desatar la represión a comunidades mapuche en lucha, a entornos anarquistas y a sectores estudiantiles movilizados y radicalizados en el fragor de la lucha callejera”.

Mientras que en el caso del mayor Manuel Guzmán, el grupo afirmó que el cuartel policial de Huechuraba se ha “encargado de reprimir y controlar el territorio donde en el año 1998 sus antiguos colegas asesinaron a la compañera anarquista Claudia López durante los enfrentamientos callejeros de septiembre”.

Respecto a las diligencias investigativas por estos paquetes bomba, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, afirmó que hay intensas diligencias por parte de Carabineros, la Policía de Investigaciones y la Fiscalía Metropolitana Sur.

“Estuvieron trabajando en conjunto para los peritajes y los primeros antecedentes que son súper importantes para avanzar en la investigación”, precisó el secretario de Estado.

Farías, Flores, Aliste, Villaroel y García
Farías, Flores, Alista, Villarroel y García

En tanto, desde Carabineros hubo un nuevo pronunciamiento por la evidente falla en el protocolo de recepción de encomiendas en la comisaría de Huechuraba. El subdirector de la Institución, el general Héctor Yañez, aseguró que si bien es un protocolo que está vigente desde 2011, revisarán cómo perfeccionarlo para evitar nuevos atentados como el del pasado jueves.

“La probabilidad de saber qué es lo que contiene una encomienda es solamente abriéndola. Por lo tanto, ahora hay que ir definiendo otros mecanismos que permitan anticiparnos”, subrayó el uniformado.

Un aspecto que destaca este comunicado de adjudicación del atentado es que el grupo, que firma como Cómplices Sediosos/Fracción por la Venganza, envía un “caluroso abrazo para robar una sonrisa a quienes están secuestrados por el Estado: Juan Alista, Marcelo Villarroel, Juan Flores, Joaquín García y Sol Vergara. Cada uno de ellos condenados por delitos desde homicidio de un carabinero hasta colocación de artefacto explosivo.

Mientras que al finalizar este extenso texto publicado online, el grupo concluye que “los poderosos son de carne y hueso, identificables, vulnerables y destruibles… vamos por ellos”.

En tanto, si bien no ha habido un pronunciamiento de las autoridades, desde la Fiscalía Metropolitana Sur aclararon que esta adjudicación es un antecedente más en la carpeta investigativa del caso, y descartaron de plano que la indagatoria para determinar quiénes están detrás del atentado esté cerrada.

A través de Bío Bío Chile.

Le puede interesar: “Aún estaba vivo”: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__