Aníbal Hermosilla interpuso una demanda a la aerolínea LATAM por 20 millones de pesos chilenos luego de que en el aeropuerto de Cancún, las autoridades encontraran cocaína en su equipaje que había sido cambiado.

El 17 de febrero de 2014, el ciudadano chileno consiguió sus pasajes con la aerolínea con el fin de poder realizar una visita a México, a casa de su hermana quien residía para entonces en la ciudad de Cancún.

Su viaje comenzó en Santiago de Chile, el vuelo realizó una escala en Lima, Perú para finalmente llegar hasta Cancún.

Estando en el Aeropuerto Internacional de Cancún, se procedió a la inspección de su equipaje, dentro del cual se identificó la presencia de 30 kilos de cocaína. Inmediatamente la Policía Federal lo puso en detención bajo el cargo de tráfico internacional.

Ante la tensa situación, la familia del acusado consiguió ponerse al tanto de su familiar y actuar con celeridad tras enterarse además que si no presentaban ante la Fiscalía Mexicana las pruebas pertinentes para la defensa de Hermosilla, se procedería a trasladarlo a una cárcel.

Los padres del acusado procedieron a conseguir el material probatorio en donde se evidenciaba que la maleta que Hermosilla llevaba antes de tomar el vuelo en Santiago de Chile no era la misma que había llegado hasta Cancún.

Cuando dicho material llegó a manos de la Fiscalía en México, dijeron que para validar el proceso era necesario contar con los archivos originales, no las copias. El padre, quien en principio era quien había podido realizar el viaje, emprendió vuelo hacia Cancún para conseguir el material.

Más tarde, la aerolínea se pronunció, ofreciendo a la madre un pasaje para que pudiera reunirse con su esposo en donde gestionarían los trámites para comprobar la inocencia de su hijo. En la medida en la que se fue esclareciendo lo sucedido, LATAM contó a los padres de Hermosilla que su equipaje había terminado en Caracas, Venezuela.

La aerolínea solicitó a la madre del acusado confirmar el contenido del equipaje, por lo cual quedó claro de que era pertenencia de su hijo, reconociendo que el altercado se había producido luego de haber etiquetado los equipajes de manera errónea, de acuerdo a Bío Bío Chile.

Lo que sucedió fue que le retiraron la manija -que llevaba el ticket de equipaje- y posteriormente pusieron la misma manija en la maleta que contenía la droga, la cual era naranja y pesaba el doble. Sin embargo, pese a mostrar las evidencias de la inocencia de Aníbal, su pasaporte quedó retenido porque se encontraba en calidad de testigo y no pudo abandonar México durante 30 días.

Luego de esclarecer los hechos, los padres de Hermosilla interpusieron una demanda contra la compañía por valor de 174 millones de pesos chilenos aduciendo daños por pasajes aéreos, estadías, alimentación, telefonía, abogados y daño moral.

No obstante la compañía negó y deslegitimó los descargos presentados por la familia aduciendo a que en su parecer ellos no eran los afectados en el caso.

Sin embargo el miércoles pasado, el décimo tercer juzgado civil de Santiago (Chile) solicitó a la empresa pagar una indemnización por el valor de 20 millones de pesos chilenos a los padres del pasajero.