Dos funcionarios de Carabineros quedaron afectados por gases tóxicos luego de que encapuchados atacaran sus vehículos. La Alameda, avenida principal de la capital chilena, fue escenario de los disturbios.

A una semana del rechazo a la nueva constitución marxista promovida por el presidente Gabriel Boric, protestas violentas y saqueos se registraron en Santiago de Chile. Los manifestantes, muchos encapuchados que enarbolaron banderas de Antifa, aparecieron el mismo día que se llevaron a cabo actos por el aniversario número 49 del golpe de Estado contra Salvador Allende.

Carabineros de Chile confirmó la violencia que desataron los manifestantes. En uno de los videos que difundió el cuerpo policial en Twitter, describe lo que fue la «destrucción de bienes de uso público para obtener elementos contundentes para atacar a Personal de Control de Orden Público (COP) en calle Valdivieso con Av. Recoleta, en las afueras del Cementerio General».

El gobierno de Gabriel Boric viene de una enorme derrota electoral que dejó en evidencia la poca aceptación del pueblo chileno a las ideas de izquierda que quiso imponer a través de una nueva Constitución, pero el mandatario se rehúsa a aceptar el resultado, por eso su intención es impulsar otro proceso constituyente. Lo quiere hacer aún cuando 60 % de los chilenos desaprueba su gestión, según resultados de la plataforma Plaza Pública Cadem adelantados por Meganoticias.

Además de esas intenciones en materia política, ocurren estos disturbios que remiten al estallido social del año 2019 y que sirvieron a la izquierda chilena para allanar el camino a un proceso que les permitió redactar una nueva Carta Magna.

Objetos incendiarios contra la policía

La violencia en Chile se desató el mismo día que Boric elogió al fallecido presidente y defensor de un ideal marxista leninista, quien sumió al país en una de sus mayores crisis políticas y económicas. Desde el Palacio de la Moneda pronunció un discurso lleno de cumplidos, acompañado —entre otros funcionarios— por Maya Fernández, nieta de Allende y titular de la cartera de Defensa. Luego, algunos integrantes del Gobierno partieron desde Alameda, la principal avenida de Santiago con rumbo al Cementerio General.

Casualmente, apareció la violencia. A las 11 de la mañana, horario de Chile, Carabineros publicaba un video donde describían a un grupo de sujetos que se reunieron, «para encapucharse previo al inicio de la marcha convocada».

Hora y media después se supo que dos funcionarios policiales quedaron afectados por gases tóxicos. «Objetos incendiarios lanzados por delincuentes llegaran al interior de un carro de personal COP», indicó el reporte. También lanzaron objetos contra el palacio de Gobierno.

«Operación del Foro de Sao Paulo»

Que ocurra un episodio como este, a pocos días de las elecciones y en la misma fecha del aniversario del golpe de Estado, es recibido con escepticismo. No es para menos, teniendo en cuenta cómo se dio el proceso de la última constituyente.

Para el eurodiputado por Vox, Hermann Tertsch, se trata de un plan gestado desde la izquierda. «La operación comunista del Foro de Sao Paulo continúa en Chile, pese a la voluntad expresa de los chilenos de no seguir hacia la dictadura. El reparto de papeles es el mismo, unos queman estaciones, iglesias y calles y otros proponen paz viviendo de rodillas con otra constitución», escribió en Twitter.

Por Oriana Rivas – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.