Luis Sepúlveda (Ovalle, Chile, 1949), murió en el Hospital Universitario Central de Asturias (Oviedo, norte de España). El escritor, guionista y director de cine chileno, afincado en Gijón (Asturias) desde 1997, fue diagnosticado de virus del PCCh (Partido Comunista Chino) e ingresado tras regresar del festival literario Correntes dÉscritas, celebrado en Póvoa de Varzim, en Portugal.

Autor de más de una veintena de novelas, libros de viaje, guiones y ensayos, obtuvo en 1989 el Premio Tigre Juan por “Un viejo que leía novelas de amor” y el Primavera de Novela en 2009 por “La sombra de lo que fuimos”.

Sepúlveda fue el primer paciente diagnosticado de virus del PCCh en Asturias (norte de España) y llevaba 48 días ingresado en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) de Oviedo, la mayor parte de ellos conectado a un respirador en la Unidad de Cuidados Intensivos, donde falleció a las 10:18 hora local.

El estado de salud del autor de “Un viejo que leía novelas de amor” se fue deteriorando en las últimas semanas al no responder a los tratamientos sucesivos ni a los antibióticos y haber sumado a la neumonía inicial otras patologías y problemas asociados a distintos órganos vitales, señalaron a Efe fuentes sanitarias.

La familia difundió un comunicado, firmado por su esposa Carmen Yáñez y su hijo mayor, Carlos, en el que agradece “de todo corazón” al equipo médico-sanitario del HUCA “su gran profesionalidad y entrega”, así como “las muestras de cariño recibidas durante estos días”.

La enfermedad

Sepúlveda empezó a sentirse mal el 25 de febrero, dos días después de haber asistido al festival literario Correntes dÉscritas, celebrado en Póvoa de Varzim, en el norte de Portugal, en el que participaban un centenar de ponentes de distintos países, ninguno de ellos considerado entonces de riesgo por la incidencia del virus del PCCh.

Tras ser diagnosticado de una neumonía en un centro privado y de que diese positivo en el test de la virus del PCCh, Sepúlveda fue trasladado a una zona de aislamiento del HUCA el 29 de febrero junto a su mujer, la poetisa Carmen Yáñez, que también presentaba un cuadro febril.

El escritor se convertía así en el primer caso de virus del PCCh detectado en Asturias y uno de los primeros registrados en todo el país, si bien el Servicio de Vigilancia Epidemiológica no pudo determinar dónde pudo contagiarse ya que ningún otro participante en el festival literario portugués se vio afectado por el virus del PCCh.

Su mujer también estuvo ingresada en el mismo centro hospitalario hasta el 18 de marzo con síntomas asociados al virus del PCCh que no revistieron gravedad, aunque los análisis dieron negativo.

Vida en el exilio

Sepúlveda fue militante comunista y desde temprana edad participó en las juventudes comunistas y después en el Partido Socialista, militó en distintos partidos y admiró al expresidente socialista Salvador Allende y fue apresado y enviado al exilio en 1977, tras ser conmutada una pena de 28 años de prisión por otra de ocho años de exilio durante el gobierno de Augusto Pinochet.

Hijo de madre vasca y padre jienense, Sepúlveda viajó por países como Nicaragua y Suecia antes de asentarse en Hamburgo (Alemania), ciudad en la que trabajó como corresponsal de prensa y escribió relatos, teatro y alguna novela.

Participó en la revolución sandinista, encabezada por fuerzas de la guerrilla de izquierdas, que puso fin a la dictadura de la familia Somoza en Nicaragua en 1979.

En la edición chilena de Le Monde Diplomatique el escritor calificó al presidente Sebastián Piñera de “fantoche inepto y de reconocido prontuario delictual”, luego de los estallidos de las protestas sociales por las que atravesó el país desde octubre.

Fuente: DW.

Te puede interesar: Políticos italianos descubren la verdadera cara del PCCh

Temas: Categorías: América Chile

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.