Chile quedó relegada al tercer puesto en la región, cediendo el liderazgo en América Latina a Costa Rica, país que mejoró su puntaje y logró pasar en el estudio del puesto 39 al 29. El segundo lugar quedó en manos de Guatemala, por ascender del puesto 33 al 31.

La volatilidad del peso, el aumento de la inflación, las regulaciones en el ámbito crediticio, laboral y de negocios  junto a las restricciones para el comercio internacional derivadas de la pandemia del COVID-19 detonaron una caída de Chile en el ranking de Libertad Económica del Fraser Institute de Canadá que corresponde a este año.

El desplome de la nación es evidente. Pasó del puesto 29 a la posición 33, tras registrar 7.56 puntos en una escala de diez. El número representa no sólo un retroceso de cuatro puestos en comparación con el balance de 2021, sino además una pérdida de 14 peldaños en los últimos dos años. Cabe destacar que en 2020 cayó diez puntos. A su vez, esta es la peor ubicación desde 1985 en eranking que mide la posición relativa de la libertad económica de 165 naciones.

Con el resultado, Chile quedó relegada al tercer puesto en la región, cediendo el liderazgo en América Latina a Costa Rica, país que mejoró su puntaje y logró pasar en el estudio del puesto 39 al 29. El segundo lugar quedó en manos de Guatemala, por ascender del puesto 33 al 31.

Perú bajó hasta la casilla 37, mientras que Uruguay retrocedió de la 61 a la 68. Venezuela se mantuvo igual, en el último lugar donde ha estado sin variar desde 2010.  Esta vez, Chile flaqueó en las cinco variables del estudio basadas en el tamaño del Gobierno, estructura legal y derechos de propiedad, estabilidad de la moneda, libertad para el comercio internacional y la regulación crediticia, laboral y de los negocios.

Con detalle

En el caso de la variable de tamaño del gobierno, el país alcanzó 7,68 puntos. Este dígito significa un aumento del gasto fiscal, a raíz de las medidas que adoptó el gobierno para enfrentar la pandemia tras haber obtenido 7,86 el año pasado.

En Estructura Legal y Seguridad de la Propiedad Privada retrocede de lugar 32 al 33 debido al incremento de decisiones administrativas que apuntaron al cese de los permisos para la ejecución de proyectos de construcción en algunas zonas.

Sin embargo, la variable de estabilidad de la moneda es el epicentro del mayor retroceso por Chile pasar del puesto 19 al 39.La autorización de ayudas fiscales y los retiros de los fondos de pensiones incidieron en la aceleración de la inflación que se observó durante el pasado y el presente año.

La variable de Libertad para el Comercio Internacional también reprobó la evaluación con el descenso del puesto 47 al 57 como consecuencia de las duras restricciones de movimiento durante la pandemia.

Un deterioro con futuro

La regulación crediticia, laboral y de los negocios es otro de los indicadores que registra contracciones al dejar el puesto 93 para ocupar el 110 como consecuencia de la implementación de permisos en el área medioambiental, que son necesarios para iniciar un proyecto de inversión.

“Para revertir esta lamentable tendencia y mantener el liderazgo en Latinoamérica, es esencial que el gobierno coordine y lidere una agenda que permita hacer frente a las señales que mostró el índice del Fraser Institute (disminuir la burocracia e importancia de la disciplina fiscal) para ppoder salir lo más rápido posible de la recesión que se avecina”, afirma Soledad Monge, economista de Libertad y Desarrollo, entidad que colabora en la elaboración del informe sobre Chile en entrevista con La Tercera.

Sin esperanzas

A corto plazo es inviable. El Informe de Política Monetaria (IPoM) de septiembre divulgado por el ente señala que el PIB tendrá una reducción de entre 0,5 % y 1,5 % el próximo año.

En el documento el Banco Central de Chile admite que “la economía crecerá por debajo de su potencial por varios trimestres más, con lo que la brecha seguirá reduciéndose y se ubicará en niveles negativos a partir de fines de este año”.

En el caso del consumo privado en 2023, la entidad financiera estima que registrará una caída de 5,7 % anual. Mientras tanto, la inversión variaría -4,7 % en 12 meses. El panorama es desalentador porque “en la inversión, se anticipa un débil desempeño durante lo que queda de 2022 y todo 2023, reflejo de condiciones financieras menos favorables, un mayor pesimismo de las empresas, un tipo de cambio real más elevado y una incertidumbre que desciende, pero lentamente”. Con esos pronósticos queda claro que Chile está lejos de destronar a Hong Kong, Singapur o Suiza, los tres países con mejor desempeño con 8. 59, 8.48 y 8.37 puntos.

Gabriela Moreno – panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.