El mandatario chileno explicó en conferencia de prensa que este decreto se debe a los “graves y reiterados hechos de violencia vinculados al narcotráfico, al terrorismo y al crimen organizado” en zonas del sur del país.

El presidente de Chile Sebastián Piñera declaró el Estado de Excepción Constitucional por Emergencia durante 15 días en las provincias de Biobío y Arauco, de la Región del Biobío; y en las provincias de Malleco y Cautín, en la Región de La Araucanía, dos territorios sumidos en la cuasi guerra civil contra grupos terroristas mapuches.

Una decisión correcta pero muy tardía, finalmente las Fuerzas Armadas podrán intervenir en el conflicto armado que inmaculó a las dos regiones del sur de Chile en el caos total.

El mandatario explicó en conferencia de prensa que este decreto se debe a los “graves y reiterados hechos de violencia vinculados al narcotráfico, al terrorismo y al crimen organizado” en zonas del sur de Chile durante las últimas semanas, con lo que agregó imputaciones y calificaciones penales a la guerrilla mapuche.

Sobre la medida, indicó que tendrá una duración de 15 días, “prorrogables por otros 15 días, según la Constitución y la ley”. Según la actual Constitución chilena en su artículo 42, las provincias bajo la medida quedarán a cargo de los jefes de Defensa Nacional que designe el Presidente de la República.

Sobre el anuncio, el gobernador de la región de La Araucanía, Luciano Rivas, uno de los pocos candidatos oficialistas que triunfó en las elecciones regionales de mitad de año, señaló que la medida “responde a un fracaso que ha venido ocurriendo por parte del Estado hace muchos años en temas de seguridad” y celebró la decisión.

Como es costumbre, los comunistas salieron en defensa de los terroristas. La diputada comunista Camila Vallejo aseguró que la estrategia del Gobierno con este anuncio es repetida y “fracasada” y que sólo “aumenta el espiral de violencia” en la zona.

Vallejo, que integra el comando de campaña del candidato izquierdista Gabriel Boric, sostuvo vía Twitter que, con esta medida, el Ejecutivo “demuestra que no quieren dialogar ni buscar acuerdos, ni menos respetar los derechos humanos, sólo aumenta la polarización”.

Según Piñera, el decreto establece que “las Fuerzas Armadas podrán prestar apoyo logístico, tecnológico y de comunicaciones” a las fuerzas de seguridad de la zona, más no reemplazarlas para atender la violencia de las localidades.

El terrorismo mapuche, un enfrentamiento entre terroristas de la comunidad indígena apoyada por militantes de izquierda contra las fuerzas de seguridad del Estado, ha escalado en violencia luego de conocerse la muerte de una estudiante de derecho que estaba apoyando a los terroristas mapuches en el centro de Santiago el pasado domingo.

Denisse Cortés, de 43 años, colaboradora de la ONG Defensoría Popular, murió la tarde del domingo 10 de octubre durante una marcha mapuche luego de ser impactada por fuegos artificiales que dispararon los mismos manifestantes.

Como es costumbre, la izquierda culpó a Carabineros, y es que en la manifestación se generaron episodios de enfrentamientos entre los presentes y la policía en la Avenida Libertador Bernardo O’Higgins, conocida como la Alameda, una de las principales avenidas de la capital chilena.

Al respecto, la Fiscalía de Alta Complejidad Centro Norte de Santiago informó que tres unidades de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) tendrán a su cargo la investigación sobre la muerte de Cortés, ocurrida en situaciones aún no esclarecidas, mientras manifestantes y carabineros se endilgan mutuamente la responsabilidad en el asesinato.

“Según la versión de Carabineros, la mujer habría recibido el impacto de un fuego artificial lanzado por personas que estaban participando de la marcha”, reseña el diario La Tercera.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.