Venezuela falló en la evaluación de los aspectos relacionados con el castigo a la corrupción y la libertad de prensa en el país

La empresa de consultoría denominada Americas Society /Council of the Americas (AS/COA) y Control Risks, compañía especializada en riesgos globales, emitieron por tercer año consecutivo el ranking que muestra la Capacidad para Combatir la Corrupción (CCC). En este conteo se evalúa la disposición de 15 países latinoamericanos para descubrir, castigar y detener la corrupción. Venezuela reprobó.

Para elaborar el índice se analizaron 14 variables claves, como la independencia de las instituciones judiciales, la fuerza del periodismo de investigación y el nivel de recursos disponibles para combatir los delitos de cuello blanco. En cada uno de los ítems, el régimen socialista de Nicolás Maduro solo obtuvo 1,40 puntos en una escala cuyo mayor puntaje es 10.

No sorprende. Es predecible cuando Transparencia Venezuela ubica alrededor del mundo 236 casos relacionados con corrupción. Solo en 114 de esas causas se conoce la cantidad de dinero público desviado, que asciende a unos 52000 millones de dólares. El monto equivale a ocho veces las reservas internacionales de la nación suramericana y a dos años de ingresos por exportaciones de petróleo (45810 millones de dólares, correspondientes a 2018 y 2019).

Pero para tener una idea más clara, los fondos cubrirían la construcción de 593 hospitales especializados, 194000 escuelas de educación básica y 21 represas hidroeléctricas. Ese cálculo es todavía un aproximado, considerando que el monto total oscila entre 300.000 y 500.000 millones de dólares. Allí tampoco se incluye el narcotráfico, terrorismo, obras no ejecutadas o también tráfico de oro.

Razones para la caída

“Hay una preocupante disminución en la eficiencia e independencia de las agencias anticorrupción» en la región, de acuerdo con los cálculos de AS/COA que dio a conocer en su cuenta en Twitter.

Y esa falta de compromiso dejó las siguientes ubicaciones en el ranking:

  • Uruguay (7.80)
  • Chile (6,51)
  • Costa Rica (6,45)
  • Perú (5,66)
  • Argentina (5,16)
  • Brasil (5,07)
  • Colombia (4,81)
  • Ecuador (4,77)
  • Panamá (4.55)
  • República Dominicana (4,38)
  • México (4,25)
  • Paraguay (4.08)
  • Guatemala (3,84)
  • Bolivia (2,43)
  • Venezuela (1,40)

Las naciones con mayor puntuación se consideran más propensas a ver actores corruptos procesados y castigados. Se entiende el rezago de Venezuela donde persiste «la inseguridad en la titularidad de los jueces y fiscales, la falta de transparencia en el proceso de su designación, las condiciones de trabajo precarias y la interferencia política», según Naciones Unidas.

También lo anticipó el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional. En su último informe Venezuela, en una escala donde cero es muy corrupto y 100 muy limpio solo alcanzó 15 puntos. Esta cifra le otorgó el título del país de América con el peor manejo de sus recursos y como la quinta nación en el mundo con esta práctica desbordada.

La pandemia como responsable

El coronavirus complicó el panorama. «América Latina ha estado entre las regiones más afectadas por la pandemia”, y «con los gobiernos bajo una creciente presión financiera y los sistemas de salud en muchos países gravemente afectados, los efectos perniciosos de la corrupción en la sociedad se amplifican», se especifica en el informe de AS/COA.

Esa es otra de las razones del fatal puntaje de Venezuela. Este número contrasta diametralmente con el obtenido por Uruguay, país con la puntuación más alta (7.80/10), seguido de Chile (6.51), Costa Rica (6.45), Perú (5.66), Argentina (5.16), Brasil (5.07), Colombia (4 .81), Ecuador (-4 77), Panamá (4.55), la República Dominicana (4.38), México (4.25), Paraguay (4.08), Guatemala (3.84) y Bolivia (2.43).

También le recomendamos: Hallaron sin vida a periodista que expuso una reunión secreta de Bill Clinton (Video)

Ad will display in 09 seconds

En cuanto a México, su puntuación cayó un 7 % en 2021 —del octavo al undécimo lugar— y, en este caso, pesaron variables como las que miden la independencia de la fiscalía general y de las agencias anticorrupción.

La excepción

República Dominica destaca en el ranking por pasar del puesto 13 al 10 con los avances significativos en la categoría de capacidad legal. Uruguay, Chile y Costa Rica reflejaron estabilidad en esta edición por la calidad de la democracia y la fortaleza de sus instituciones políticas, al igual que en Perú, pese a la turbulencia política de finales de 2020 en este último país.

Por su parte, el informe destaca que Panamá y Ecuador experimentaron mejoras considerables en su capacidad legal mientras que los aumentos percibidos de politización de las instituciones anticorrupción redujeron las puntuaciones de Argentina y Colombia.

El índice CCC apuntó que Guatemala —que bajó del 11 al 13— cayó un 5 % este año y un 16 % desde 2019. Geert Albers, socio en Control Risks, considera que el ranking revela «esfuerzos anticorrupción desiguales y crecientemente politizados en muchos países de América Latina». El chavismo ahí sí reluce.

Gabriela Moreno – Panampost.com