Redacción BLes – En los procedimientos del juicio político al presidente Donald Trump, que se está llevando a cabo en la Cámara de Representantes, existe una amplia gama de “documentación secreta dentro de las agencias gubernamentales” que podría perjudicar a los demócratas y volverse en su contra.

Esta información ha sido divulgada por el periodista de investigación John Solomon en su cuenta de Twitter, adjuntando su artículo con la descripción de los 12 documentos clave junto a su implicancia.

Algunos de los de documentos que Solomon enumeró pertenecen al Departamento de Estado y serían críticos para probar la relación entre Ucrania y los demócratas. Si el presidente Trump ordenara la desclasificación de estos archivos, seguramente el juicio que iniciaron los demócratas se les volvería totalmente en su contra.

Según Solomon, estos son parte de esos documentos que podrían comprometer al presidente del Comité de Inteligencia Adam Schiff y al resto de los impulsores del juicio político:

  1. Informes diarios de inteligencia de marzo a agosto de 2019 sobre el nuevo presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, y su relación con los oligarcas y otras figuras clave.
  2. Notas del Departamento de Estado que detallan las conversaciones entre la ex embajadora de los Estados Unidos, Marie Yovanovitch, y el ex fiscal general de Ucrania, Yuriy Lutsenko.
  3. Memorándums del Departamento de Estado sobre el financiamiento de Estados Unidos al grupo respaldado por George Soros, el Centro de Acción Anticorrupción.
  4. Las transcripciones de las llamadas telefónicas y las reuniones de Joe Biden con el presidente y primer ministro de Ucrania desde abril de 2014 hasta enero de 2017, cuando Hunter Biden formó parte del directorio de la compañía de gas natural Burisma Holdings.
  5. Todos los documentos de una investigación de denunciantes de la Oficina del Asesor Especial sobre transacciones energéticas inusuales en Ucrania.
  6. Todos los documentos del FBI, la CIA, el Departamento del Tesoro y el Departamento de Estado sobre posibles irregularidades en Burisma Holdings.
  7. Todos los documentos de 2015-16 relativos a la decisión del brazo de financiación de ayuda exterior del Departamento de Estado, USAID, de llevar a cabo un proyecto conjunto con Burisma Holdings.
  8. Todos los cables, notas y documentos que muestran las relaciones del Departamento de Estado con los representantes de Burisma Holding en 2015 y 2016.
  9. Todos los contactos que el Departamento de Energía, el Departamento de Justicia o el Departamento de Estado tuvieron con la oficina del vicepresidente Joe Biden en relación con Burisma Holdings, Hunter Biden o el socio comercial Devon Archer.
  10. Todos los memorandos, correos electrónicos y otros documentos relacionados con una posible solicitud de la embajada de EE. UU. en la primavera de 2019 para monitorear las actividades de redes sociales y el análisis de ciertas personalidades de los EE. UU. consideradas favorables para el presidente Trump.
  11. Todos los documentos estatales, de la CIA, del FBI y del Departamento de Justicia relativos a los esfuerzos de los funcionarios individuales del gobierno ucraniano para ejercer influencia en las elecciones estadounidenses de 2016, incluido un artículo de opinión anti-Trump escrito en agosto de 2016 por el embajador de Ucrania en Washington o los esfuerzos para publicitar las acusaciones contra Paul Manafort.
  12. Todos los documentos estatales, de la CIA, del FBI y del Departamento de Justicia sobre contactos con un contratista del Comité Nacional Demócrata y sus tratos con la embajada ucraniana en Washington u otra figura ucraniana.

Asimismo CNBC , Reuters y The Wall Street Journal han realizado informes recientes que sugieren que podría haber preocupaciones de inteligencia y del FMI que no se consideraron completamente durante los procedimientos de juicio político.

Desde que comenzó el ‘Caso Ucrania’, tanto el presidente Trump como representantes del Partido Republicano han denunciado que en realidad el foco de la investigación tendría que estar puesto en cómo el exvicepresidente Biden presionó al gobierno del expresidente ucraniano Petró Poroshenko para que este destituyera al fiscal general ucraniano Viktor Shokin.

Shokin estaba investigando un enorme caso de corrupción de la compañía gasífera Burisma Holdings. El hijo de Biden, Hunter, era asesor de la empresa en ese entonces.

En julio de este año se celebró una conversación telefónica entre el presidente Trump y su homólogo ucraniano, Volodymyr Zelensky. Los demócratas denuncian -y por eso iniciaron la investigación para emprender un juicio político- que el presidente supeditó una ayuda militar a cambio de que el gobierno ucraniano investigue al exvicepresidente de EE. UU. Joe Biden, quien es su rival político en las elecciones de 2020.

Sin embargo, la Casa Blanca negó enfáticamente las acusaciones hechas contra el presidente y publicó las transcripciones reales de las conversaciones sostenidas entre ambos presidentes.

En el diálogo se observa que Trump no presionó ni ofreció ningún tipo de retribución militar o económica a Ucrania para que investigara al hijo de Joe Biden, quien estaba involucrado en un megacaso de corrupción de la principal empresa gasífera del país europeo.

[DESCARGA NUESTRA APP PARA RECIBIR NUESTRO CONTENIDO DESTACADO]

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds