Redacción BLes– La campaña del presidente estadounidense Donald Trump pronosticó que el viernes podría proclamar su victoria en las elecciones.

“Para fines de esta semana, le quedará claro a todo este país que el presidente Trump y el vicepresidente (Mike) Pence serán reelegidos durante otros cuatro años”, aseguró Jason Miller, asesor de la campaña de Trump, durante una llamada con periodistas.

De acuerdo a Washington Examiner, desde la campaña republicana afirman que tienen los votos necesarios para ganar en Pensilvania y Arizona.

Según sus proyecciones, al sumar los estados de Georgia y Carolina del Norte, los cuales mantienen a Trump con ventaja, llegarán a los 270 votos electorales que les permitirán acceder a la reelección.

En cuanto a Arizona, Miller explicó que todavía faltan computar más de 600 mil votos, muchos de los cuales son del día de las elecciones.

Teniendo en cuenta que Trump ha ganado hasta el 70% de esos votos en general -detalló Miller-, y que Biden solo le lleva hasta el momento 93 mil votos, hay muchas probabilidades de que en el último tramo del conteo la balanza se incline a favor de los republicanos.

“Durante estos próximos días, a medida que estas papeletas lleguen y se cuenten en el estado de Arizona, podríamos estar viendo, potencialmente tan pronto como el viernes, que el presidente Trump sea declarado ganador o que quede claro que tiene suficientes votos para decir formalmente que ganará el estado de Arizona”, dijo Miller.

En Pensilvania, el director de campaña Bill Stepien dijo que la ventaja que le lleva Trump a Biden es tal que es casi imposible para el candidato demócrata revertir la tendencia.

De acuerdo a los números que maneja la campaña republicana, Trump le lleva unos 454 mil votos y solo restan contar 1,2 millones.

“Tenemos un alto grado de confianza en mantener nuestro margen de victoria. De hecho, estamos declarando una victoria en Pensilvania”, aseguró Stepien de acuerdo al Washington Examiner.

Las denuncias por fraude contra el Partido Demócrata se han intensificado en las últimas horas dejando aún sin definir al ganador de las elecciones.

El Presidente Trump había anticipado en reiteradas ocasiones que se estaba preparando para unas elecciones controvertidas luego de que varios estados gobernados por los demócratas relajaran sus reglas electorales para permitir el conteo de boletas que llegaran después del día de las elecciones.

El presidente y legisladores republicanos habían advertido que estos planes son propicios para el fraude y que el conteo de esas boletas después de las elecciones es injusto.

El miércoles a la madrugada el Presidente Trump dijo que su campaña pedirá a la Corte Suprema que detenga el recuento de votos después del día de las elecciones.

“Iremos a la Corte Suprema de Estados Unidos. Queremos que pare todo el recuento. No queremos que se encuentre ninguna boleta a las 4 de la mañana y que la agreguen a la lista”, dijo el mandatario.

Asimismo, ha dicho que impugnará los resultados en los estados disputados.

En ese sentido, la abogada privada del presidente Trump, Jenna Ellis, apoyó la decisión de considerar opciones legales sobre las boletas que llegaron después del día de las elecciones.

“El presidente Trump tiene toda la razón en mantener todas las opciones legales sobre la mesa mientras evaluamos los resultados”, escribió Ellis en Twitter.

“Él está comprometido a proteger la integridad de las elecciones y a defender la Constitución. Somos una nación de reglas, no de gobernantes”, apuntó.

 Miguel Díaz – BLes.com