Redacción BLes – En su discurso sobre el Estado de la Unión, el presidente Donald Trump, ofreció este martes al Congreso una visión del país optimista, basada en los datos económicos y mencionando otros temas importantes para el país, entre ellos la importancia de la vida del niño por nacer.

Entre varios momentos emocionantes del discurso uno de ellos involucra a una pequeña luchadora y a su madre: Ellie y Robin Schneider, quienes asistieron al Estado de la Unión como invitados especiales del presidente Trump.

“En 2017, los médicos del Hospital St. Luke en Kansas City dieron a luz a uno de los primeros bebés prematuros en sobrevivir”, comenzó el presidente Trump. 

“Nacida a las 21 semanas y seis días y con un peso de menos de una libra, Ellie Schneider es una luchadora nata. La pequeña Ellie siguió ganando la batalla de la vida. Hoy, Ellie es una niña fuerte y saludable de dos años sentada con su increíble madre, Robin. Nos alegra tenerte con nosotros esta noche”.

“Ellie nos recuerda que cada niño es un milagro de la vida. Gracias a las maravillas médicas modernas, el 50% de los bebés prematuros que nacen en el hospital donde nació Ellie ahora sobreviven”, señaló.

“Nuestro objetivo debe ser garantizar que cada bebé tenga la mejor oportunidad de prosperar y crecer, al igual que Ellie. Es por eso que le pido al Congreso que proporcione $ 50 mil millones adicionales para financiar la investigación neonatal para los pacientes más pequeños de Estados Unidos”.

El presidente Trump utilizó la historia de Ellie para anunciar su objetivo de prohibir los abortos tardíos, mientras la madre de Ellie, Robin Schneider, lloraba y decía. “Es por eso que también estoy llamando a números del Congreso esta noche para aprobar una legislación que finalmente prohíba el aborto tardío de bebés”, dijo. “Ya sea que seamos republicanos, demócratas o independientes, seguramente todos debemos estar de acuerdo en que cada vida humana es un regalo sagrado de Dios al apoyar a las mamás y los papás de Estados Unidos”.

En cuanto a políticas pro-vida y pro-familia, el presidente Trump no solo se refirió a los niños por nacer, a los que no tienen voz, sino que también expresó que las familias necesitan más apoyo, por ejemplo a través una licencia familiar remunerada y opciones de cuidado infantil asequibles.

En este sentido declaró: “Me enorgulleció firmar la nueva ley que ofrece a los padres en la fuerza laboral licencia familiar pagada, que sirve como modelo para el resto del país… Ahora pido al Congreso que apruebe la Ley bipartidista de Apoyo Avanzado para Familias Trabajadoras, licencia familiar extendida para madres y padres en toda nuestra nación”.

En el campo de la lucha por la vida, aun hay mucho por hacer. Si bien la administración Trump ha implementado políticas pro-vida, no es sencillo hacerlo en un país donde el aborto es legal desde 1973 y donde la mayoría de la oposición demócrata está a favor del aborto, inclusive hasta el último periodo de la gestación.

Durante sus primeros tres años en el cargo, el presidente Trump ha adoptado políticas socialmente conservadoras, particularmente sobre el tema del aborto. Está nombrando jueces que se oponen al aborto y recortando los fondos de los contribuyentes para los servicios de aborto, que afecta principalmente al gigante abortista Planned Parenthood.

El presidente Donald Trump asistió a la manifestación anual de la Marcha por la Vida el 24 de enero de 2020, en Washington, donde dijo sentir un “honor profundo” de ser el primer presidente en asistir a este evento.

En esa ocasión destacó que los demócratas adoptan “posiciones radicales y extremas” sobre el aborto y remarcó que “los niños no nacidos nunca han tenido un defensor más fuerte en la Casa Blanca”.

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds