Redacción BLesActivistas de extrema izquierda aliados con funcionarios demócratas se están organizando y juntando fondos para invertir grandes sumas de dinero en las elecciones de enero en Georgia buscando “asegurar el senado”, con el principal objetivo de “cerrar todas las prisiones federales” y reducir drásticamente los fondos federales destinados a las fuerzas policiales.

Una de las cofundadoras de Black Lives Matter, Patrisse Cullors, lanzó el BLM PAC a finales de octubre. Según informó en una entrevista a Hollywood Reporter, el objetivo del PAC es “asegurar que haya candidatos en el cargo que manifiesten las demandas de las calles por la liberación de las comunidades negras y pardas”. 

Luego, Cullors continuó prometiendo que los fondos serán utilizados para invertir en una “fuerte estrategia digital y de base en la segunda vuelta de las elecciones de Georgia, como parte de la apuesta del grupo para ‘asegurar el Senado”’.

En la misma entrevista, Cullors comentó sobre la presión que está ejerciendo sobre Joe Biden y sus colaboradores, buscando aliados para aprobar la polémica ley Breathe.

La legislación, que cuenta con el fuerte respaldo de los miembros ultra progresistas del “Escuadrón Demócrata”, Ayanna Pressley y Rashida Tlaib, tiene como objetivo cerrar todas las prisiones federales, terminar con los fondos federales para la contratación de policías, abolir centros de detención de inmigrantes y poner fin a la cadena perpetua.

El proyecto de ley también busca terminar con las bases de datos de pandillas, establecer programas piloto para un ingreso básico universal y otorgar derechos de voto y “educación de por vida” a todos los inmigrantes ilegales y criminales encarcelados.

Le recomendamos:

Los aspirantes demócratas al Senado por Georgia Jon Ossoff y Raphael Warnock, no han emitido comentarios respecto a la Ley Breathe, pero en reiteradas ocasiones han insinuado su intención de des financiar la policía.

El asunto de la Ley Breathe y todo lo que conlleva, resulta un tema delicado incluso dentro del Partido Demócrata que se encuentra dividido respecto a promocionar tan abiertamente o no su deseo de impulsar la desfinanciación del sistema policial y la reforma del sistema penitenciario en favor de los reclusos.

El propio Joe Biden, teniendo en cuenta lo radicalmente extrema que resulta la ley, y el impacto negativo que podría generarle en período de elecciones, aún no confirmó su apoyo, pero preocupa que tampoco haya dado ningún indicio de rechazo, incluso cuando Fox News en reiteradas ocasiones solicitó su opinión.

Al leer el contenido del proyecto, realmente cuesta creer que haya sido creado a partir del interés en mejorar el sistema judicial y penitenciario. Realmente denota una lógica dominada por el resentimiento y el odio, disfrazado por un discurso de “igualdad racial” y “justicia social”.

“Como no podemos detener el sistema de justicia criminal, tenemos que empezar el trabajo de desmantelar todo el sistema de opresión donde lo encontremos”, dijo Ilhan Omar hablando sobre la Ley Breathe, en una entrevista a Fox News.

Andrés Vacca – BLes.com