El alcalde demócrata de Nueva York es burlado con una foto suya con la remera del Che Guevara sosteniendo la cabeza decapitada de la estatua de la Libertad

El martes 21 de julio, en la autopista de Staten Island, por unas horas se pudo ver un banner colgado con una foto del alcalde demócrata de Nueva York, Bill De Blasio, con una remera del comunista Che Guevara sosteniendo la cabeza decapitada de la estatua de la Libertad, reportó el New York Post.

El artista Scott LoBaido autor del banner en cuestión, dijo: “Eso es lo que le está haciendo a Nueva York, le está cortando la cabeza a la mejor ciudad del mundo. Nueva York se ha convertido en un agujero de mie— por este tipo. Él odia a los verdaderos neoyorquinos: policías, bomberos… la gente que construyó esta ciudad”, agregó el artista. 

El banner fue colgado en la salida 13B durante la hora pico y el artista Scott dijo que la gente tocaba la bocina “como loca” mostrando apoyo a su manifestación. 

Aunque una hora y media después, la policía se la hizo bajar, el artista dijo que planea colgar el banner en cualquier otro lugar de la ciudad.

El señor Scott LoBaido, expresó a través de este banner, su enojo con el muy criticado alcalde demócrata por el manejo de los disturbios, sus posturas radicales, y doble estándar a la hora de juzgar un mismo hecho.

Cuando estallaron los disturbios, robos y saqueos por todo el país, en nombre de luchar contra el racismo por la muerte de George Floyd, Nueva York no fue la excepción. Sin embargo, los líderes demócratas como De Blasio, Lori Lightfoot alcalde de Chicago, Jenny Durkan de Seattle y Ted Wheeler de Portland, en vez de intentar establecer la ley y el orden como responsables de la ciudad que manejan, decidieron liberar la ciudad o como lo pusieron ellos “permitir las protestas pacíficas”.

De Blasio recientemente recortó mil millones de dólares del presupuesto de la policía, mediante leyes prohibió el uso de tácticas policiales para reducir a los sospechosos en casos de necesidad e incluso retiró la unidad anticrimen que constaba de unos 600 agentes policiales. El crimen se disparó en la ciudad, e incluso las comunidades afroamericanas dicen que no se sienten seguras, y que necesitan más presencia policial.

El alcalde también fue criticado por participar del “mural” de Black Lives Matters en la Quinta Avenida, frente a la Torre Trump, lo cual el presidente dijo que “denigra esta avenida de lujo”.

De Blasio respondió: “Esto es lo que no entiendes. La gente negra CONSTRUYÓ la 5ª Avenida y gran parte de esta nación. Su ‘lujo’ vino de SU trabajo, por el cual nunca han sido justamente compensados. Los estamos honrando. El hecho de que lo veas como una denigración de su calle es la definición de racismo”, reportó Fox News.

No obstante, no queda claro cómo se “honra” y compensa a la comunidad afroamericana pintando un eslogan que nació de un grupo marxista que quiere destruir completamente el país, su sistema, sus principios y su gente. Más bien parece que el alcalde está ostentando virtud, pues la gran mayoría de los americanos no piensan que Estados Unidos sea un país racista.