Todo el país se vio envuelto en marchas en favor del presidente Jair Bolsonaro y respaldando su pedido de la reforma electoral que permita introducir el voto impreso auditable.

Manifestantes de más de 113 ciudades de Brasil tomaron las calles este domingo 1ro de agosto, en apoyo al presidente Jair Bolsonaro y en reclamo por la aprobación del voto impreso auditable para las elecciones del 2022.

Desde su aprobación en 1996, el voto electrónico ha traído diversas discusiones acerca del fraude electoral en Brasil. Con él, mandatarios de izquierda y miembros del Foro de San Pablo lograron perpetuarse por décadas en el poder, como fue el caso de Lula da Silva y Dilma Rousseff. El voto en Brasil actualmente no deja ninguna trazabilidad en papel y hace casi imposible que sea auditado de manera transparente.

El jueves 29 de julio, en una transmisión realizada por el mandatario brasileño, se presentaron algunos indicios sobre el fraude electoral que pudo haber ocurrido en las últimas elecciones y se demostró los fallos que pueden existir en una votación por medio de la urna electrónica. Bolsonaro también habló de la importancia del voto impreso auditable y criticó la resistencia por parte de la Corte Suprema, quienes buscan impedir su aprobación.

“Quiero elecciones el año que viene. Elecciones limpias, democráticas, votación democrática, escrutinio público de votos. Esta es la esencia de la democracia y la garantía de nuestra libertad. Y que ganen los mejores“, expresó el líder de derecha.

A la mañana de este domingo, varios manifestantes vestidos de verde y amarillo, con carteles y banderas de Brasil, se reunieron en los principales puntos de las ciudades. Al pasar de las horas, la cantidad de personas presentes en el evento alcanzó un récord histórico, comparable solamente a las manifestaciones que pedían el impeachment contra la ex presidente, Dilma Rousseff, en el 2016.

Las principales capitales del país contaron con la presencia de ministros, diputados y senadores, además de otras figuras del mundo político. El tercer hijo de Bolsonaro, el diputado Eduardo Bolsonaro, se hizo presente en San Pablo, donde dio un discurso ante miles de personas, y se sacó fotos con los manifestantes. La diputada bolsonarista Carla Zambelli (PSL) también lo acompañó.

En Brasilia, la protesta contó con la participación de la autora del proyecto de ley del voto impreso auditable, Bia Kicis (PSL), y con el ilustre ex ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araujo, quien dejó el cargo tras la persecución por parte del Supremo Tribunal Federal (STF).

Bolsonaro sorprendió a todos con videollamadas en algunas de las marchas en las capitales, que fueron transmitidas por medio de pantallas y parlantes distribuidos en los locales de los eventos.

“Ustedes están ahí, además de pedir la garantía de nuestra libertad, buscando la manera de tener elecciones limpias y democráticas el próximo año. Sin elecciones limpias y democráticas, no habrá elección”, declaró el jefe de Estado en la videollamada con Brasilia.

La hashtag #BrasilPeloVotoAuditavel, fue la primer tendencia a nivel nacional en Twitter durante toda la tarde. Por medio de ella, muchos de los usuarios publicaron fotos y videos de las manifestaciones que pueden marcar un antes y un después en la historia de Brasil.

El voto impreso auditable: el pilar fundamental de unas elecciones limpias

El proyecto de ley conocido como PEC 135/19, es una enmienda al artículo 14 de la Constitución Nacional, que dispone que en la votación y escrutinio de las elecciones, plebiscitos y referendos, sea obligatorio emitir las cédulas físicas en papel, que puedan ser conferidas por el elector, para que luego sean depositadas en urnas selladas a efectos de fiscalización.

El objetivo de este proyecto es promover la transparencia electoral. Eduardo Gomes da Silva, experto en el tema y que acompañó al presidente en una transmisión en vivo el último jueves, explicó que el voto impreso que se está defendiendo no es el regreso a la votación en papel, sino que se trata de un sistema que imprime el voto realizado en máquinas de votación electrónica, dando al elector la posibilidad de constatar si su voto es correcto, y luego queda para una eventual auditoría.

También le recomendamos: Los planes del estado profundo para derrumbar a Bolsonaro: El régimen chino (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

El proyecto de ley debe ser votado el jueves 5 de agosto por la comisión especial de la Cámara de Diputados. A pesar del gran apoyo popular, la propuesta aún enfrenta una barrera por parte de los parlamentarios de la oposición, en particular los petístas.

Ese día va a marcar definitivamente si la izquierda vuelve al poder o si Bolsonaro será reelecto. De hecho será el “mundial” más épico de Brasil y quizás hasta sea más importante que las elecciones del próximo año, ya que con el fuerte apoyo en las calles, todo indica de que si el proyecto llega a ser aprobado, el líder de la derecha no tendrá problemas para vencer a la oposición.

Lo que sí estamos seguros, es que todos los brasileños estarán pegados a sus televisores y dispositivos móviles con la esperanza de que de una vez por todas se logre eliminar al cáncer de la corrupción y de la pobreza diseminado por la izquierda en las últimas dos décadas.

Por Maria Laura Assis, para Derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.