El Gobierno brasileño rebajó a cero las tasas arancelarias ad valorem para una amplia gama de productos vinculados a la tecnología. Se trata de la segunda rebaja arancelaria en lo que va del año.

El Gobierno de Jair Bolsonaro decidió eliminar los aranceles de importación ad valorem sobre una gran cantidad de productos vinculados al sector tecnológico. El arancel cero comenzará a aplicarse para la importación de módulos solares, equipo médico de primera necesidad, servicios de tecnología y telecomunicaciones.

Las medidas tendrán vigencia hasta el 31 de diciembre de 2025 y buscan producir un cambio de precios relativos, abaratando el acceso a la tecnología con respecto al precio de otros bienes y servicios.

En lo que va del año 2022, es la segunda vez que Bolsonaro decide apostar por las rebajas arancelarias como una herramienta para disciplinar precios y lograr resultados más competitivos.

El Gobierno brasileño ya había dispuesto la eliminación de tarifas arancelarias para una canasta de alimentos de primera necesidad, así como para el etanol. Antes de las medidas, la tarifa de importación alcanzaba el 28% para queso, 14,4% para el azúcar, 14,4% para los fideos, 10,8% para la margarina, 9% para el café, 9% para el aceite y 18% para el etanol.

La decisión del equipo económico de Paulo Guedes es lograr una rebaja real de todos aquellos precios que mantuvieron aumentos por encima de la inflación. Como fenómeno monetario, la inflación está siendo atacada directamente a través de la política monetaria del Banco Central de Brasil, pero el nivel real de precios busca rebajarse a través de la apertura comercial, y esto afecta indirectamente a la inflación ya que ralentiza las correcciones nominales.

Las rebajas arancelarias de Bolsonaro buscan producir tres efectos fundamentales: el primero es el aumento del poder adquisitivo de los salarios, que se ahorran el costo del arancel, en segundo lugar (y más importante aún) la baja real del nivel de precios al inducir mayores niveles de competencia. En tercer lugar, el ministro Guedes declaró públicamente su objetivo de incrementar la productividad y competitividad de Brasil frente al mercado mundial.

La estrategia del Gobierno de Brasil es respaldada no solamente por Guedes y su equipo, sino también por economistas de renombre internacional como Larry Summers en Estados Unidos, o Domingo Cavallo en Argentina.

Para el caso de las economías emergentes, el efecto de las reducciones arancelarias sobre el valor real de los bienes y servicios locales podría ser aún mayor que en las economías desarrolladas, debido al excesivo grado de proteccionismo y barreras no tarifarias.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.