La economía de Brasil registró un resultado positivo en la creación de nuevas plazas laborales por undécimo mes consecutivo. Noviembre fue el tercer mejor mes del 2021 en cuanto a creación de empleo.

Según el último informe de Caged (Registro General de Empleados y Desempleados), Brasil creó 324.112 puestos de trabajo netos durante el mes de noviembre. Este resultado surge de la diferencia entre las contrataciones brutas, que ascendieron a las 1.772.766, y los despidos que totalizaron los 1.448.654 en noviembre.

El repunte laboral fue superior al de octubre, cuando se habían creado alrededor de 241.000 plazas laborales. Esta alza era esperada debido a un incremento natural en las vacantes laborales propias de fin de año, pero fue mucho más alta que la estimada, y lideró en cantidad de empleos nuevos a la región.

En el mes de noviembre el sector de los servicios lideró la recuperación laboral, y logró crear 180.960 plazas laborales. En segundo lugar, el comercio mayorista y minorista creó 139.287 trabajos, la reactivación de la construcción creó 12.485 empleos, y finalmente la industria manufacturera añadió 8.177 empleos.

Las estadísticas del IBGE revelaron que la tasa de desocupación cayó del 14,9% en marzo hasta el 12,6% en septiembre, considerando la población económicamente activa.

A su vez, en lo que va del 2021, Brasil acumula una creación neta de 2.992.898 empleos formales en la economía. La cantidad de brasileños desempleados pasó de los 15,2 millones en el mes de mayo, para bajar a los 13,5 millones en septiembre.

El ministro de Economía Paulo Guedes comparó los resultados obtenidos por Brasil en el medio de la pandemia, con respecto a la crisis generada por el Gobierno de Dilma Rousseff, cuando el PT se hacía con las riendas del país.

La economía de Brasil registró un resultado positivo en la creación de nuevas plazas laborales por undécimo mes consecutivo. Noviembre fue el tercer mejor mes del 2021 en cuanto a creación de empleo.

 

Según el último informe de Caged (Registro General de Empleados y Desempleados), Brasil creó 324.112 puestos de trabajo netos durante el mes de noviembre. Este resultado surge de la diferencia entre las contrataciones brutas, que ascendieron a las 1.772.766, y los despidos que totalizaron los 1.448.654 en noviembre.

El repunte laboral fue superior al de octubre, cuando se habían creado alrededor de 241.000 plazas laborales. Esta alza era esperada debido a un incremento natural en las vacantes laborales propias de fin de año, pero fue mucho más alta que la estimada, y lideró en cantidad de empleos nuevos a la región.

 

En el mes de noviembre el sector de los servicios lideró la recuperación laboral, y logró crear 180.960 plazas laborales. En segundo lugar, el comercio mayorista y minorista creó 139.287 trabajos, la reactivación de la construcción creó 12.485 empleos, y finalmente la industria manufacturera añadió 8.177 empleos.

Las estadísticas del IBGE revelaron que la tasa de desocupación cayó del 14,9% en marzo hasta el 12,6% en septiembre, considerando la población económicamente activa.

A su vez, en lo que va del 2021, Brasil acumula una creación neta de 2.992.898 empleos formales en la economía. La cantidad de brasileños desempleados pasó de los 15,2 millones en el mes de mayo, para bajar a los 13,5 millones en septiembre.

El ministro de Economía Paulo Guedes comparó los resultados obtenidos por Brasil en el medio de la pandemia, con respecto a la crisis generada por el Gobierno de Dilma Rousseff, cuando el PT se hacía con las riendas del país.

En 2015, y pese a todas las medidas socialistas del PT, el Brasil de Dilma Rousseff destruyó 1,5 millones de puestos de trabajo formales y entró en su peor recesión desde la década de 1980, con una fuerte contracción del 3,5% anual.

Bajo la gestión de Jair Bolsonaro, la pandemia provocó una abrupta detención en el nivel de actividad entre marzo y abril de 2020, pero la recuperación en V logró sortear rápidamente la depresión económica e incluso llegaron a crearse 142.000 empleos formales en un año tan caótico como lo fue el 2020.

Por otra parte, Brasil aún no logró recuperarse de la crisis de 2015. Las tímidas reformas bajo el Gobierno de Michel Temer no concretaron un cambio de modelo económico y se postergó la recuperación. Sin embargo, sí se recuperó exitosamente todo el nivel de actividad perdido durante la pandemia.

Fuente: Derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.