El Gobierno brasileño emitió un decreto por el cual los productores e importadores de etanol podrán vender sus productos de forma directa a las gasolinerías sin necesidad trabas distorsivas ni intermediarios. Las medidas generarán más competencia y precios más accesibles para el consumidor final.

El presidente Bolsonaro emitió un decreto que supone la desregulación de la venta de etanol en Brasil. A partir de ahora, los productores e importadores de etanol podrán vender el biocombustible de forma directa a las estaciones de servicio sin pasar necesariamente por distribuidores.

El decreto no formó parte de un dogma ideológico, sino que surgió de la deliberación y el consenso técnico entre el Consejo Nacional de Política Energética (CNPE) y los estudios realizados por la Agencia Nacional de Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP), ambos concluyendo que la liberalización de la venta de etanol será ampliamente beneficiosa para los consumidores.

Las medidas constituyen un decreto temporal dictado por el Presidente, por lo que la desregulación definitiva tendrá que ser aprobada por el Congreso en un plazo máximo de 120 días para no caducar.

Le recomendamos: Lo que NO TE CONTARON de la MEGAFIESTA de OBAMA

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Es decir, si bien el decreto entra en vigor mediante la propia firma de Bolsonaro, deberá cosechar el visto bueno del parlamento brasileño para convertirse formalmente en una ley que perdure en el tiempo.

Las estaciones de servicio podrán ofrecer productos más baratos para los consumidores, pues desaparecerán una enorme cantidad de costos intermedios y logísticos que suponían las regulaciones anteriores.

Además, el decreto de desregulación permitirá que aquellas estaciones de servicio que lleven la marca de un distribuidor registrado puedan también vender combustibles de otros proveedores, siempre y cuando esté presente la información de la procedencia de cada producto a los consumidores, por lo que la decisión de consumo quedará en manos de estos últimos.

La mayor competencia y el crecimiento de la oferta en el mercado de los combustibles permitirá, dada una demanda similar, una baja sustancial en el precio a percibido por los consumidores finales. Las medidas buscan generar un impacto palpable sobre la población.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.