Redacción BLes – Los bomberos y policías de Los Ángeles están lanzando una campaña en respuesta a la nueva exigencia del Ayuntamiento de que los empleados se vacunen contra el COVID-19.

“Bomberos por la Libertad”, un grupo fundado por miembros del Departamento de Bomberos de Los Ángeles (LAFD), se ha unido a “Roll Call 4 Freedom” (Pasando lista por la libertad), una organización formada por miembros del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), para protestar contra la obligatoriedad de la vacuna COVID-19 para los empleados de la ciudad.

Un grupo de bomberos de la ciudad de Los Ángeles llamado Firefighters 4 Freedom (Bomberos por la Libertad) se creó recientemente “para detener las vacunas obligatorias para todos los empleados de la ciudad, así como para los ciudadanos de este gran país”, según su sitio web. “Queremos llevar la educación y la verdad a la gente sin ser censurados”, informó Los Angeles Times.

Al menos 350 bomberos del LAFD y cientos de oficiales jurados y miembros civiles del LAPD se están preparando para presentar una demanda contra la ciudad de Los Ángeles, representados por el abogado californiano Kevin McBride.

La resistencia es en respuesta a la aprobación por unanimidad del Consejo Municipal de Los Ángeles de un mandato de vacunación contra el COVID-19 para todos los empleados de la ciudad. El mandato fue aprobado por el alcalde Eric Garcetti el mes pasado.

“Básicamente declaré en la reunión del sindicato que no me someteré a esto. Vendré a trabajar todos los días, mientras esté sano”, dijo el bombero John Knox, uno de los líderes del grupo, en “The Kate Dalley Show”. “No voy a llevar una mascarilla. No me haré la prueba. Y no me vacunaré”.

La norma obliga a todos los empleados de la ciudad que no hayan recibido una exención médica o religiosa a estar “totalmente vacunados” antes del 5 de octubre, lo que afecta a unos 60.000 policías, bomberos y otros. Los empleados con condiciones médicas o “creencias religiosas sinceras” están exentos de recibir la vacuna, pero deben someterse a una prueba regularmente.

Según el Daily Wire, el Departamento de Bomberos de Los Ángeles emplea a unos 3.350 bomberos, de los que aproximadamente la mitad aceptan ponerse la inyección.

Al ser consultado sobre las críticas, el alcalde Eric Garcetti aconsejó a la gente que se vacunara.

“La variante Delta sigue propagándose, y es más importante que nunca que la gente se vacune ahora mismo”, dijo Garcetti. “Este requisito es fundamental para proteger la salud y la seguridad de nuestros trabajadores y angelinos”.

Según Life Site News, Roll Call 4 Freedom dijo que el tema es más importante y que va más allá de un solo departamento o una ciudad “uniéndose a la demanda de LAFD como un subgrupo”.

“Nuestra nación, la ciudad y el departamento se encuentran en un momento sin precedentes, y NUESTRAS acciones definirán nuestro futuro como estadounidenses, porque este es un asunto de LIBERTAD”, dijo Roll Call. “Es mucho más grande que una cuestión policial, una cuestión de política del departamento o un mandato de la ciudad”.

“Si cedemos a este mandato, piensen en lo que se nos pedirá mañana. ¿A qué más van a renunciar? Sus hijos serán los siguientes. Vuestros ascensos, mejoras, traslados y futuros están en juego”, advirtió la agrupación.

“Esto puede costar nuestros puestos de trabajo y la seguridad financiera de nuestra familia”, concluye el comunicado de Roll Call. “Será estresante, mental y emocionalmente, para todos nosotros y nuestras familias. Pero debemos estar dispuestos a morir en esta colina, de lo contrario no habrá otra en la que luchar”.

El capitán Christian Granucci, miembro del Departamento de Bomberos de Los Ángeles desde hace 31 años, calificó el inminente mandato de la vacuna COVID-19 como “tiranía” y declaró que estaba “harto de guardar silencio”.

Granucci también sugirió que se había unido a cientos de otros empleados de la ciudad dispuestos a acudir a los tribunales para proteger su derecho a rechazar la vacuna.

“Somos un grupo grande, de cientos, y tenemos un abogado contratado”, dijo.

Kevin McBride, un abogado de Bomberos por la Libertad, dijo que el grupo tiene la intención de presentar una demanda contra la alcaldía y el condado sobre los mandatos de vacunación. Dijo que Firefighters 4 Freedom tiene unos 350 miembros.

“Quieren tener derecho a elegir lo que entra en su propio cuerpo”, dijo McBride, que también representa a los bomberos individuales. Dijo que entiende las preocupaciones del público sobre los primeros respondedores no vacunados y quiere encontrar un “punto medio”.

“Tenemos que proteger al público”, dijo. “Pero no deberíamos estar obligados a vacunarnos”.

Dawn – BLes.com