Redacción BLes- Un bombero de Houston, Texas tuvo un emotivo reencuentro con su familia biológica 38 años después. Tras enterarse que fue secuestrado y vendido desde Chile cuando era un bebé.

Tyler Graf, de 38 años, se enteró el 22 de mayo de 2021, a través de una organización sin fines de lucro chilena, que había sido robado de su familia en Temuco, Chile, y dado en adopción a una familia en Minnesota. El joven confirmó los hechos con una prueba de ADN, según Good Morning America de ABC News.

El bombero, aunque sabía que era adoptado, tenía documentos de adopción que habían sido falsificados. En ellos estaba escrito que su madre biológica se llamaba Hilda del Carmen Quezada, y que tenía 26 años, cuando supuestamente lo abandonó.

La familia del joven tampoco sabía que la adopción había sido ilegal. Graf fue criado en Minnesota y tuvo una infancia feliz.

Afortunadamente, Graf pudo conocer su verdadera historia, su madre biológica le contó que había nacido prematuro y que le puso de nombre Sergio, pero que en el hospital tras el nacimiento le dijeron que su bebé  había fallecido y no le permitieron verlo.

“Ella lo reclamó, pidió su cuerpo, pero no se lo dieron porque le indicaron que pesaba menos de un kilo y que por esa razón no se lo iban a dar”, dijo Claudia Antinao Quezada, hermana biológica de Tyler Graf a Univisión Houston.

“Siento que me han engañado de alguna manera”, dijo. ‘Quiero decir que estás jugando con la vida de las personas por dinero. No estás destruyendo una vida, estás destruyendo varias familias, dijo Graf a Click2houston.

Finalmente, conoció a su familia, madre y hermanas  a través de internet. Sin embargo, su madre no aguanto las ganas de abrazarlo y sin importarle su miedo a volar viajó a Houston.

“Fue el abrazo más cercano”, dijo. “Simplemente nos dejaron solos y nos abrazamos uno al otro, ella me besó y nos quedamos allí llorando”, dijo el Graf.

Recientemente, el joven también pudo volar de regreso a Chile, y conocer en persona a sus hermanas, demás familiares y sobretodo volver a ver a su madre.

“Ahora, estoy entre familias. No quiero herir los sentimientos de mis padres adoptivos o los sentimientos de mi madre biológica, por lo que es un buen equilibrio en este momento. Estoy tratando de averiguar dónde encajo en medio de todo esto”, dijo a GMA.

“Estamos recuperando 38 años de tiempo perdido”, dijo. ‘Tiempo que no podemos volver’.

Por Romina García – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.