La izquierda intentó aumentar el gasto público para “fomentar actividades en la cultura que concienticen los efectos de la pandemia”.

El presidente Jair Bolsonaro vetó este miércoles el Proyecto de Ley Complementaria (PLP) 73/2021, que requería al Poder Ejecutivo gastar R$ 3,86 mil millones (unos 800 millones de dólares) del Fondo Nacional de Cultura (FNC) para “fomentar actividades y productos culturales en razón de los efectos económicos y sociales de la pandemia del covid-19”. 

El proyecto fue promovido por el Partido de los Trabajadores (PT) y recibió el nombre de Lei Paulo Gustavo, en honor al actor y comediante fallecido en mayo del año pasado, víctima del Covid-19.

El veto al proyecto fue publicado en la edición de ayer del Diario Oficial. Entre las argumentaciones de Bolsonaro, la medida viola la Ley de Responsabilidad Fiscal, al crear un gasto que supera el techo de gasto para el área de cultura, sin una previsión de compensaciones, en forma de reducción de gastos de otras áreas, para asegurar el cumplimiento de ese límite.

“Además, al agregar una excepción a la meta de resultado primario, la propuesta legislativa incurriría en una compresión de los gastos discrecionales, que se encuentran en niveles críticamente bajos y albergan las asignaciones presupuestarias necesarias para el mantenimiento de la administración pública y la ejecución de importantes políticas públicas, como las relacionadas con las áreas de salud, educación e inversiones públicas, con un endurecimiento del presupuesto público, lo que implicaría un perjuicio desde el punto de vista fiscal”, dice el veto.

El presidente dijo que el sector ya fue cubierto con recursos por la Ley Aldir Blanc, que destinó R$ 3 mil millones para la atención de emergencia del segmento y mitigar los impactos de la pandemia en la actividad cultural.

Ahora, el veto deberá ser analizado por el Congreso Nacional, en fecha por programar. Los diputados y senadores pueden derribar el veto si dos tercios de los legisladores votan para hacerlo. En ese caso, el proyecto de ley sería promulgado y se convertiría en ley a pesar del rechazo ejecutivo.

María Laura Assis – derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.